El Arzobispado denuncia al Ayuntamiento de Oviedo

La disputa por las obras en la casa consistorial situada en el Naranco acaba en los tribunales. Somos exige al bipartito que se mantenga firme en la defensa de los monumentos prerrománicos

Casa rectoral del Arzobispado en el Naranco, Oviedo
Casa rectoral del Arzobispado en el Naranco, Oviedo

Oviedo

La disputa comenzó hace dos años pero sigue sin solución. La casa rectoral situada en el Naranco ha tensado las relaciones entre el Arzobispado y el Ayuntamiento de Oviedo debido a que el primero ha presentado un recurso ante del juzgado de lo contencioso contra el Servicio de Patrimonio Cultural y el consistorio por denegar la licencia para restaurar esa vivienda.

La intención de Arzobispado es transformar el inmueble en una vivienda unifamiliar, pero no ha especificado si su objetivo es destinar la casa a uso privado o religioso. El equipo de gobierno de aquella época, formado por Somos, PSOE e IU, alegó que esa reforma atentaba contra un entorno protegido, ya que en los alrededores se encuentran los monumentos prerrománicos de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Ahora, el Arzobispado vuelve a retomar el asunto y ya anunciado que tiene intención de solicitar una nueva liciencia de obra. Mientras tanto, llevará el caso a los tribunales.

Somos exige que se defiendan los monumentos prerrománicos

Somos asegura que el Arzobispado «continúa con su empeño de levantar un chalet de dimensiones considerables» en el entorno de los monumentos prerrománicos del Naranco. Y lo hace, según la formación morada, a pesar de que «en 2017 se emitió un informe negativo a la rehabilitación de la antigua casa rectoral y se denegó el permiso para reconvertirla en una edificación de uso residencial». Taboada sostiene que esa negativa está respaldada por «una sólida argumentación legal», ya que se estaría incumpliendo la Ley de Patrimonio Cultural. 

«Parece que el Arzobispado tiene en común con el bipartito el afán por especular y esperemos que el Gobierno de PP y CIudadanos, que lo primero que hizo fue rendir pleitesía a la Iglesia con un convite de fresas de casi 3.000 euros, no dé marcha atrás a la negativa del Ayuntamiento formulada durante nuestro mandato a que se atente contra estas joyas artísticas que tenemos en el Naranco», asegura Taboada. La demanda, con fecha del 28 de octubre, llama al consistorio a personarse en el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Oviedo/Uviéu en un plazo de nueve días.

Por todo ello, el grupo municipal Somos llama al consistorio a mantenerse firme en la defensa del prerrománico asturiano y recuerda que está pendiente abrir al disfrute de la ciudadanía el martillo de Santa Ana en el Oviedo Antiguo: «El bipartito debe priorizar la protección de un patrimonio de todos y no dar marcha atrás en este tema. A la vez, el Gobierno tendría que estar ya trabajando en dar respuesta a la demanda vecinal de hacer del martillo de Santa Ana, en manos del Arzobispado, un lugar de encuentro y uso público abierto a todo el mundo», apunta la portavoz de Somos.

Comentarios

El Arzobispado denuncia al Ayuntamiento de Oviedo