Los cinco acusados de impedir un desahucio en Oviedo declaran que hubo violencia policial

Testifican en el juiico que nadie esperaba que los agentes cargaran. Recuerdan que estaban defendiendo a una familia con un bebé

Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio.Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio
Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio

Los cinco acusados de intentar impedir el desahucio de un matrimonio y un bebé en Oviedo en 2012, que afrontan penas de hasta un año y medio de prisión, han sostenido que ellos se manifestaron pacíficamente y han culpado a los agentes de cargar con violencia contra los concentrados. Los procesados han prestado declaración este viernes ante el juez de lo Penal número 1 de Oviedo, donde han reconocido que el 27 de junio de 2012 se concentraron en la calle Augusto Junquera de Oviedo para evitar el desahucio, en solidaridad con la familia ante una situación «injusta».

Las dos mujeres acusadas, M.B. y L.R., han negado que se saltaran el cordón policial y que hicieran fotografías a los rostros de los agentes para provocarles. Han explicado que cantaron consignas como «qué fácil ye desahuciar a un bebé», al tener la familia afectada un menor de seis meses, «estas son nuestras armas» y «vergüenza me daría ser policía». Según su relato, la Policía cargó contra los concentrados con una violencia que «no se esperaba nadie» y han negado que arremetieran contra un policía por la espalda y otros agentes para evitar que siguieran agrediendo a uno de los acusados. L.R. ha explicado que la Policía la tiró al suelo y la golpeó, mientras a otro de los acusados, H.G., le zarandearon, empezaron a pegarle y a agredirle sin mediar palabra.

El acusado H.G. ha ratificado que los agentes le cogieron «en volandas» y recibió toletazos, de los que siete años después aún sufre lesiones cervicales, y uno de los policías le colocó una pierna sobre la cabeza y él le pidió que pararan porque le hacían daño y no se podía mover. El acusado M.G. ha insistido en que hacia él fue «una nube de policías» de una forma totalmente agresiva, con los toletes, por lo que los concentrados empezaron a huir de esa agresión y, en la persecución, uno de los agentes cayó al suelo. El acusado J.L.A. ha rechazado igualmente cualquier tipo de agresividad por parte de los concentrados hacia los agentes.

Las defensas han formulado protesta al no haber sido admitida su petición para que se instara a la cadena de televisión de La Sexta para que aportara las grabaciones de vídeo donde se apreciaba la secuencia de los hechos y a la Jefatura Superior de Policía para conocer los informes realizados sobre los incidentes.

La Fiscalía imputa a los acusados haber amenazado y golpeado con patadas y puñetazos a los agentes, tras saltarse el cordón policial. El Ministerio Fiscal solicita una multa de 600 euros para una acusada por un delito leve de amenazas, sendas penas de un año de prisión para dos acusados por un delito de atentado y de un año y seis meses para otros dos acusados por un delito de atentado en concurso medial con un delito de lesiones, mientras que las defensas interesan la absolución.

El juicio continuará los próximos días 15, 22 y 29 de este mes, informa EFE, con las declaraciones testificales en el Juzgado de lo Penal número 1 de Oviedo.

Comentarios

Los cinco acusados de impedir un desahucio en Oviedo declaran que hubo violencia policial