Paniceres: «Oviedo lleva 10 años en caída libre. No podemos tener ordenanzas de cuando el mundo era diferente»

El presidente de la Cámara de Comercio repasa la actualidad de la ciudad y fija como prioridad absoluta la generación de actividad y la creación de empleo

Carlos Paniceres, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo
Carlos Paniceres, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo

Oviedo

Carlos Paniceres lleva año y medio al frente de la Cámara de Comercio de Oviedo. El principal hito de estos 18 meses ha sido, en su opinión, la apertura de la sede noroeste del CSIC en la ciudad, pero el máximo responsable de la entidad tiene más motivos de orgullo. Entre ellos, el de abrir la cámara a la ciudadanía. La sintonía con el ayuntamiento -tanto antes con los partidos de izquierdas como ahora con los de derechas- es buena, pero Paniceres asegura que se necesitan cambios. Considera que la prioridad absoluta es la generación de actividad y la creación de empleo, para lo que reclama un cambio de normativa que simplifique los procesos y reduzca los trámites. Además, el líder empresarial fija el área metropolitana y el aprovechamiento de los terrenos de La Vega como dos de los principales ejes sobre los que debe girar el futuro de la capital.

-Lleva casi año y medio al frente de la Cámara de Comercio de Oviedo. ¿Qué valoración hace de este periodo?

-El balance es positivo. Hemos conseguido algo que era importante y que fue el primer acto simbólico que hice cuando llegué: abrir los estores, abrir las ventanas hacia afuera. Estamos más en contacto con la sociedad y hemos dado respuesta a qué es una cámara de comercio y a qué se dedica. Un ejemplo son los Transfer entre tecnología, innovación y empresas en colaboración con el CSIC. Son temas en los que tenemos que poner el foco el mundo empresarial y político. Creo que la marca cámaras, que había quedado aparcada, vuelve a estar en la sociedad con fuerza. Otro ejemplo es el aumento de la participación. En el salón de actos de esta casa se hacían 13 actos al año. El último año se hicieron 50. La cámara es una entidad de derecho público gestionado por empresarios representa a todos los empresarios, sean grandes o pequeños, y queremos ser la voz de todos ellos.

«La medida del nuevo gobierno de Asturias que más valoro es la Consejería de Innovación que dirige Borja Sánchez»

-¿Qué aporta a la ciudad que el CSIC tenga una delegación en Oviedo?

-Es de lo que más orgulloso me siento, de tener la sede del noroeste del CSIC. Primero hay que decir que la sede es del noroeste, no solo de Oviedo, y lo que aporta principalmente es visibilidad. El CSIC, que tenía cuatro centros en Asturias, tenía poca visibilidad en la sociedad. Hemos encontrado en ellos una gran receptividad y proactividad a salir del mundo de la investigación para relacionarse con la empresa. La marca Tranfer de la cámara está empezando a tener reconocimiento nacional y nuestra relación aporta conocimiento de una entidad con 11.000 empleados que está presidida por una asturiana. La relación es muy buena. Las empresas empiezan a conocer estos centros de investigación del CSIC. La investigación y el mundo empresarial es uno de los ejes por los que pasa el futuro de España y por eso la medida del nuevo gobierno de Asturias que más valoro es la Consejería de Innovación que dirige Borja Sánchez. Esa es la consejería más disruptiva, la más osada. Debemos poner el foco en la ciencia y la innovación y conectarlo con la empresa.

-¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la cámara en los próximos años?

-Uno de los retos que teníamos era estar presentes en la sociedad y hacer visible lo que hacemos. Otro era romper la inercia de los problemas entre las cámaras. Ya no lo hay. Hemos cambiado el ángulo. La colaboración entre las tres cámaras -Oviedo, Gijón y Avilés- es absoluta y estamos hablando con los grupos parlamentarios para cambiar la ley de cámaras. Más allá de la fusión, nos planteamos qué podemos hacer en común. Lo importante es dar respuesta a eso. Ahora se hacen muchas cosas en común y la sintonía es muy buena. Juntos, por ejemplo, hemos planteado la creación de una oficina de atracción de inversiones. También queremos pelear por atraer fondos europeos. Para mí otro de los retos es estar presente en los concejos asturianos. Se llama Cámara de Oviedo, pero representamos a empresarios de 69 concejos, y queremos estar cerca de todos ellos.

«La cámara no tiene ideología, su ADN es colaborar con la administración»

-¿Con que equipo de Gobierno municipal tiene más sintonía, con el del tripartito de izquierdas ?Somos, PSOE e IU- o con el bipartito de derechas ?PP y Ciudadanos-?

-He de decir que el trato con el anterior gobierno fue muy fluido. Tanto con Rubén Rosón como con Ignacio del Páramos en el ámbito de las licencias, fue todo colaboración. La cámara no tiene ideología, cada empresario tiene la suya, y su ámbito le hace que el ADN es colaborar con la administración. La relación con el anterior alcalde también fue fluida. Con el nuevo gobierno, lo mismo. La colaboración sigue siendo buena. En ningún caso hemos tenido problemas. Tenemos nuestra independencia y seguiremos reivindicando. Los tiempos de los políticos son unos y los de la sociedad y la cámara son otros.

-Uno de los principales focos de crecimiento de la ciudad es la Fábrica de Armas de La Vega. ¿Qué debería hacerse allí?

-La Vega es del Estado y por tanto de los ciudadanos. Hay que ponerla a su disposición, y no solo una semana al año, aunque eso también está muy bien. El modelo para nosotros es Saint Etienne (Francia), que tiene unas condiciones y una población muy similares, y lo que hicieron fue crear un consorcio y desde él trabajaron todas las administraciones juntas. Tenemos que cambiar el ángulo. Aquí seguimos discutiendo la propiedad, cuando lo que necesitamos es que pasen cosas. La Vega de la Innovación debe ser un espacio dónde pasen cosas. Nosotros defendemos un ámbito biosanitario y queremos que sea un polo de atracción de empresas.  

-¿La fórmula debe ser una compra de los terrenos o serviría un alquiler o una cesión?

Yo no hablo de ceder terrenos, quiero que se participe. El ayuntamiento, sin participación de Principado y Estado poco puede hacer. Queremos un proyecto donde colaboren todos. Que se pongan a trabajar. La Vega era un centro de empleo, de innovación, de formación, y todo eso se perdió. Cerró La Vega y con ella el empleo que generaba.

«La Vega de la Innovación es el punto clave de ese renacimiento que necesita esta ciudad»

-¿Hay empresas interesadas en instalarse allí?

-Tuvimos un contacto con el ámbito biosanitario con 7-8 empresas y había interés. En cierto modo me da envidia la villa del conocimiento de Gijón, y algo así debemos conseguir aquí. No hacer lo mismo, buscar otro ángulo, pero algo que funcione. La Vega de la Innovación es el punto  clave de ese renacimiento que necesita esta ciudad, que sea generador de esperanza y generador de empleo, que es el que lo marca todo.

-¿Tienen calculada la inversión que supondría adecentar esos terrenos?

-Nosotros estamos trabajando en un proyecto que esperamos lanzar en los próximos meses. Nadie tiene una barita mágica. Lo vimos en Saint Etienne, los pabellones van poco a poco. Allí hicieron aprovechamiento urbanístico de una parte, para reinvertir después en rehabilitar. La administración es la única que puede especular porque al final redunda en el bien común. Es interesante que viva gente en ese espacio y aquí podría hacerse lo mismo. Debe haber de todo. La Vega es una ciudad dentro de la ciudad. Todo esto lleva fases, no se hace de un día para otro.  

«La administración es la única que puede especular porque al final redunda en el bien común»

También hay hueco para la industria cultural. A todas esas naves tenemos que buscar darle vida y los usos que se puedan dar que sean compatibles con la actividad económica. Pero lo primero es crear ese consorcio y buscar alianzas con el mundo empresarial

-El tema fiscal es recurrente en la región. ¿Realmente hay empresarios que abandonan Asturias para pagar menos impuestos en otras regiones?

-Es conocido que ha habido empresas que, por estos impuestos, han fijado su residencia fuera de Asturias. Debe haber una armonización fiscal. Lo pedimos en un documento firmado por las cámaras de comercio junto a FADE. Todos debemos jugar en la misma liga y con las mismas reglas. Necesitamos, cuanto antes, unas reglas de juego común, porque esto no genera nada positivo y perjudica a la periferia. Es necesario que haya unos mínimos. Sí es cierto, y negarlo no tiene sentido, que ha habido empresas o patrimonios que han fijado su residencia fiscal fuera de Asturias, sobre todo por sucesiones y patrimonio.  Ha sido más en el ámbito personal que en el de las sedes de las empresas. Hay que buscar un consenso porque esta competencia no tiene sentido.

-El ayuntamiento se ha comprometido a eliminar paulatinamente el IBI diferenciado. ¿Realmente es un gravamen tan perjudicial para las grandes superficies?

-La Cámara de Comercio de Oviedo es uno de los perjudicados, este edificio es uno de los que lo paga. Estamos en contra de eso. Una cosa es la colaboración con el ayuntamiento y otra que discrepemos. Ese impuesto tiene que ver con lo que dije de no poner dificultades a que pasen cosas, a que se genere actividad en la ciudad. Si los centros comerciales pagan más aquí, se irán a otro sitio y no seremos atractivos. Pensamos que estas medidas son disuasorias para la inversión y que lo que hace es añadir dificultades. Esperamos que el actual gobierno cumpla su promesa, que lo elimine y se vuelva al sistema anterior. Ahora se está penalizando la actividad económica y dando una señal mala al que quiere invertir en la ciudad. Si tú haces esto y el de al lado bonifica, deberíamos plantearnos hacia dónde vamos.

-¿Qué opinan los empresarios de la Ronda Norte? ¿Es un túnel en el Naranco la mejor forma de preservar el monte?

-No sé lo que es técnicamente posible y lo que no, no soy experto, pero está claro que necesitamos la Ronda Norte. Podemos seguir discutiendo que si túnel, semitúnel… Que digan técnicamente los que saben cuál es la solución, pero está claro que es una necesidad para la ciudad. ¿Es la necesidad prioritaria? No. La prioridad es que se genere empleo y haya actividad. Considero que es mucho más importante la Variante de Pajares por todo lo que puede suponer para desestacionalizar el turismo y por lo que supondría para mejorar las conexiones con Madrid, que es nuestro gran mercado. La creación de la viceconsejería de turismo es darle esa importancia institucional que reclamaba el sector y esperamos que sirva de dinamizador.

-¿En qué fase está el tema de las licencias colaborativas?

- Se ha constituido la mesa de colaboración. En el anterior mandato se vivió una situación muy difícil, con mucha tensión con funcionarios, ciudadanos… Era una bronca permanente. Intentamos buscar un ámbito de colaboración, buscar la propuesta frente a la protesta. Buscamos fórmulas para solucionar un problema que era histórico. Empezamos a hablar de las licencias colaborativas. Era el fin de legislatura y dio poco tiempo, pero sirvió para desbloquear muchos proyectos. Esa colaboración se mantiene. Hay un nuevo gobierno que tiene otras orientaciones, pero se quiere mantener el ámbito de colaboración público privado. Tengo esperanza en que deje de ser un problema porque no se puede tardar un año en conseguir permisos. Tenemos una relación fluida con el actual concejal y queremos que esa colaboración siga funcionando para agilizar esos expedientes.

«Espero que los empresarios ambulantes, que también pertenecen a la cámara, sean respetados y tengan su espacio en el mercado de Navidad»

-Canteli quiere introducir cambios importantes en el modelo de celebración de la Navidad. ¿Comparte el cambio de mercadillo y que los puntos de luz se concentren en determinados puntos, especialmente en el centro?

-Nos lo anunció el concejal. Me parece interesante. Hay que hacer cosas nuevas, no sirve repetir siempre lo mismo. Por cierto, espero que los empresarios ambulantes, que también pertenecen a la cámara, sean respetados y tengan su espacio. Nos dijeron que sí y espero que se les respete. Pero hay que ser osado, no repetir siempre las mismas cosas porque tendremos los mismos resultados.

-¿Qué medidas deben tomarse para impulsar la economía ovetense?

- Oviedo lleva 10 años en caída libre y las administraciones deben darse cuenta de que no podemos tener unas ordenanzas de cuando el mundo era de otra forma. Deben adaptarse a la realidad y no pueden tardar un año en conceder una licencia. No se pueden poner trabas a quien quiere invertir. El comerciante sufre una especie de acosos cuando lo que el empresario merecería realmente es un premio. Muchas veces tomamos el espacio público como un ente sagrado. ¿Para qué? El espacio público debe redundar en el beneficio de los que viven en la ciudad. Nos estamos convirtiendo en un modelo de ciudad que no es el nuestro. Hay calles vacías, oscuras, sin gente… Las ordenanzas deben favorecer que pasen cosas, que se fije población y se cree empleo.

-¿Debe Oviedo sumarse al área metropolitana en los términos actuales o también cree que la ciudad está infrarrepresentada?

-Tienen que sentarse ayuntamiento y Principado. Pero ese es un tema de gobernanza, los que deben ponerse de acuerdo son los políticos. Lo que no podemos es tirar por tierra el proyecto solo por la gobernanza. Creo que se está hablando, parece que hay ánimo de alcanzar un consenso. El área metropolitana debe tener a Oviedo, sin él pierde un eslabón clave, y debe sumar otros concejos como Llanera. El mayor reto del área metropolitana es solucionar la movilidad. Los datos son penosos. Hay que buscar que el transporte público funcione. Que haya frecuencias atractivas. Y luego ser atractivos en el mundo para vender esa conocida como ciudad Astur. Los centros metropolitanos lo engullen todo y tenemos que ser atractivos para la inversión y generar actividad económica. Para conseguirlo es fundamental crear empleo, de calidad, porque al final es lo que fija población.

Comentarios

Paniceres: «Oviedo lleva 10 años en caída libre. No podemos tener ordenanzas de cuando el mundo era diferente»