El temporal comienza a remitir en Asturias

Aemet desactiva las alertas, el riesgo de desborde de los ríos disminuye y baja la cota de nieve. No hay restricciones en el Huerna y catorce puertos permanecen cerrados

Una máquina de nieve en el puerto Pajares. Archivo
Una máquina de nieve en el puerto Pajares. Archivo

Oviedo

La situación meteorológica comienza a mejorar en Asturias. La incesante lluvia caída desde hace más de dos semanas, agravada con el temporal de nieve de las dos últimas jornadas, han provocado un reguero de incidencias que comienzan a remitir. El principal problema era el riesgo de desborde de los ríos, pero ahora solo hay dos en prealerta -Narcea en Quinzanas y el Nora en San Cucao-, mientras que hay otros ocho en fase de seguimiento. Además, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha desactivado todas las alertas, a lo largo del día subirá la cota de nieve y la circulación por carretera comienza a mejorar. Todavía hay catorce puertos de montaña que están cerrdos al tráfico, pero por el Huerna, la principal vía de comunicación con la Meseta, se puede circular sin restricciones.

Los datos de la Confederación Hidrográfica reflejan que la situación ha mejorado considerablemente. En estos momentos no hay ningún río en riesgo de desborde, hay dos en prealerta -Narcea en Quinzanas y el Nora en San Cucao-, otro ocho están en fase de seguimiento -Noreña en La Fresneda, Nalón en Grullos, Narcea en Requejo, Narcea en la Barca, Esva en Trevías, Porcía en Suerio; Eo en San Tirso de Abres y Eo en A Pontenova.

A corto plazo la situación mejora, pero los problemas en los ríos podrían volver pasadas unas jornadas. Aemet anuncia una ligera subida de temperaturas, que podría provocar que se derrita la nieve y que vuelva el riesgo de desbordamiento a los ríos. Por ello, el Principado ya ha anunciado que hará un seguimiento continuo con el objetivo de intentar controlar la situación.

Por carrtera, la situación también ha mejorado. Después de una jornada de viernes con cierre intermitente al tráfico de caminones y restricciones en el Huerna, ahora puede circularse sin limitaciones específicas por la nieve. Sin embargo, catorce puertos de montaña están cerrados al tráfico. Según el 112 Asturias se trata de el puerto del Palo, Pozo de las Mujeres Muertas , Alto de la Marta, San Isidro, alto de la Bobia el Guimio, Leitariegos, Connio, Tarna, Cerredo, alto de Campillo, Tormaleo, Somiedo, San Lorenzo, Ventana. En otros once es necesario el uso de cadenas.

Los efectos del temporal

El temporal de nieve y lluvia que ha azotado Asturias desde la madrugada del pasado jueves comienza a remitir tras causar importantes problemas en las redes de transporte y dejando a los ríos en situación de alerta por la subida del nivel del agua. El temporal, que se recrudeció la noche del jueves, llegó a cortar completamente al tráfico durante horas la AP-66, la principal vía de comunicación por carretera entre Asturias y la meseta.

Esta autopista de alta montaña, que en dos tercios de su trazado de 80 kilómetros discurre a una altitud de entre 1.000 y 1.100 metros de altura, estuvo cerrada buena parte de la noche hasta que a las 8:30 comenzó a recobrar paulatinamente la normalidad hasta quedar totalmente abierta a las 9:45 horas. La situación llegó a ser realmente adversa, ya que, según datos de la concesionaria, el temporal dejó en la noche del jueves al viernes la mayor acumulación de nieve de los últimos diez años.

Además, el corte de esta infraestructura coincidió con el cierre al tráfico de vehículos pesados del puerto de Pajares (N-630), la alternativa para cruzar la Cordillera Cantábrica, lo que obligó a la inmoviiización de unos 150 camiones durante varias horas, reocge EFE. Por su parte, el tráfico ferroviario entre Asturias y León estuvo interrumpido desde primera hora y hasta las 13:00 horas, primero por la caída de un árbol y después por la pérdida de tensión de la catenaria a la altura de Pola de Gordón.

Los problemas por la acumulación de nieve se han extendido durante la jornada del viernes, al igual que el jueves, en una parte importante de la red regional de carreteras con el cierre de una veintena de puertos de montaña y otros tramos de vías secundarias y la obligación del uso de cadenas en otras cuarenta, una situación que persistía a última hora de esta tarde. Además, la rotura de la plataforma obligó anoche a cortar la carretera Colunga-Lastres (AS-257) y un socavón a cerrar un carril en la vía AS-14, que une Grandas de Salime y el Puente del Infierno.

El temporal también ha dejado consecuencias en algunas viviendas, aunque sin causar daños personales, como el argayo de tierra y árboles que en la madrugada del miércoles sepultó una vivienda unifamiliar en Cibieño (Amieva) o los desprendimientos que este viernes alcanzaron en Villazón, Salas, a dos viviendas y una nave con ganado, en la que murieron doce ovejas y dos cerdos.

Una vez superado lo peor del temporal, ya que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé desactivar todas las alertas en la próxima madrugada, lo más preocupante es la situación de los ríos asturianos, según ha reconocido la consejera de Presidencia, Rita Camblor durante una visita a Villazón.

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico llegó a recoger en sólo veinticuatros horas 92 litros por metro cuadrado en Laviana, 87 en Salas y más de 70 en zonas como Oviedo, Siero, Langreo o Candamo. 

El temporal se ha saldado también con dos jornadas de temperaturas bajo cero en puntos como Puerto de Leitariegos (-3,7), Pajares (-,3,1) y Degaña (-2), y un fuerte oleaje que ha rozado los 10 metros de altura según los datos recogidos por la boya del Puerto de Gijón.

Comentarios

El temporal comienza a remitir en Asturias