Oviedo tiene leones como los del Congreso (aunque más pequeños)

¿Dónde se esconde una de las esculturas menos conocidas y fotografiadas de la capital?

A la izquierda, los leones de Oviedo en la plaza de Castilla. A la derecha, uno de los felinos del Congreso.
A la izquierda, los leones de Oviedo en la plaza de Castilla. A la derecha, uno de los felinos del Congreso.

Puede que sea una de las menos conocidas entre el centenar de esculturas de Oviedo, aunque no es, ni mucho menos, de las más nuevas. Se trata de una pareja de leones en bronce que está colocada en un rincón de la plaza de Castilla, justo a la entrada de la capital desde la autopista del Huerna.

Guardan un curioso parecido con los famosos leones de las puertas del Congreso en Madrid y fueron realizados en 1970 por Florencio Muñiz, un arquitecto municipal de Oviedo fallecido en 2015.

El tamaño de esta pareja de felinos, eso sí, es mucho menor que la de sus primos de la cámara baja española. Mientras que los de Madrid, que por cierto fueron fundidos en Sevilla por personal de la fábrica de Trubia, miden en torno a 2,2 metros, los de Oviedo apenas llegan a la mitad de esa altura.

Por otra parte, al parecer, la imagen original que inspiró los leones del Congreso (y quizá también los de Oviedo) fue la misma que tira del carro de la diosa Cibeles: las efigies de dos personajes mitológicos convertidos en felinos y condenados a mirar hacia lados diferentes para no poder mirarse. En el caso de los asturianos, ambos miran más bien hacia el frente.

Tampoco este era su lugar original, ya que en 1971 fueron colocados en la entrada de la autopista. Posteriormente el ministerio del Ejército los cedió al ayuntamiento ovetense, que los colocó hacia un lado, en su actual ubicación.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Oviedo tiene leones como los del Congreso (aunque más pequeños)