Nacio González: «Si los políticos piensan que Oviedo empieza en la plaza América y acaba en la calle Uría, están equivocados»

El portavoz de la asociación vecinal SOS Viejo Hospital anuncia que seguirán presionando en la calle hasta que el ayuntamiento construya el centro social en el Cristo

Nacio González Fernández, portavoz de la plataforma SOS Viejo Hospital
Nacio González Fernández, portavoz de la plataforma SOS Viejo Hospital

Oviedo

Los vecinos de El Cristo y Buenavista están en pie de guerra. Hace unas semanas salieron a cortar la carretera para exigir al ayuntamiento que cumpla su palabra y que construya en el barrio el centro social al que todos los partidos, sin excepción, se comprometieron en campaña electoral. Nacio González Fernández, portavoz de la plataforma SOS Viejo Hospital, critica que los presupuestos anunciados por el bipartito -PP y Ciudadanos- para 2020 no recojan esas obras y anuncian que seguirán movilizándose hasta conseguir su objetivo. Además, el colectivo cumple más tres años, momento de repasar los principales logros que han conseguido en ese tiempo y los retos que tienen para el futuro.

- La plataforma se constituyó hace ya más de tres años. ¿Ha mejorado en algo el barrio en este tiempo?

-Ha mejorado sobre todo en autoestima. Cuando nos constituimos notábamos que había una crisis económica importante por culpa de la marcha del hospital y que había un desánimo generalizado. En las primeras movilizaciones lo que nos decían los mayores era que teníamos razón, pero que no iba a servir para nada. Eso hoy ya cambió. Los mayores salen a cortar la carretera para defender sus derechos. Y son personas que nunca lo habían hecho antes. Son capaces de ver que ellos son motor de cambio y de mejora para el barrio y para sus vidas. Este no es un movimiento de activistas, es un movimiento vecinal de gente diversa y plural.

- ¿Y en acciones concretas?

-Por concretar, tenemos avances en el Truébano, donde ahora tenemos un parque. Antes estaba cerrado y no se metían allí ni los perros porque había pulgas y aguarones. Ahora está lleno de niños, de estudiantes y de gente de todas las edades.

También hay otras cuestiones que hay quien pueden decir pequeñas pero no lo son. En la calle Amadeo Telenti, que estaba cerrada, conseguimos que se iluminara y que se abriera paso, y ahora se puede cruzar hasta la antigua Maternidad. Además ahí se habilitaron aparcamientos en una zona con actividad. Defendemos el transporte público, pero eso también se consiguió. Además, en la calle Rodríguez Vigil, que estaba cerrada, conseguimos que se habilitara un carril bici y una zona peatonal y se puede cruzar por ahí sin cruzarse con los coches. Antes iban por el medio de la carretera.

«En el momento en que recuperemos el último metro cuadrado del viejo hospital, desaparecemos»

-¿Están satisfechos con lo conseguido?

-Los avances son mucho más lentos de lo que nos gustaría, pero hay. Son avances pequeños, pero avances. Sabemos que hasta que no se empezó a organizar el barrio no había nada. La plataforma tiene fecha de caducidad, nacimos para desaparecer, y que eso pase depende de la voluntad política. En el momento en que recuperemos el último metro cuadrado del viejo hospital, desaparecemos. Sabemos el objetivo y no vamos a prolongar la vida más allá de lo necesario.   

- Todavía queda mucho por hacer. ¿Cuál es la prioridad?

-Presentamos 16 alegaciones al proyecto para el Viejo HUCA. Somos la única organización, junto al Colegio de Arquitectos, que las presentó. Eso debe dar que pensar a las organizaciones sociales y a los partidos. Para nosotros es fundamental un centro social provisional, que es el acuerdo que tenemos con todos los partidos, hasta que se construya un centro intergeneracional definitivo. Esto debe ser en la finca de la Muria, y queremos allí un lugar para mayores, una ludoteca, una biblioteca -en el Cristo y Buenavista no hay ni una, un salón de actos y un sitio con pequeñas salas para talleres y reuniones. Sabemos que eso lleva tiempo, mientras tanto, queremos una solución porque las personas llevan décadas tiradas en la calle. No es un problema de Canteli y Cuesta o del tripartito, es un problema histórico. Queremos soluciones y no estamos pidiendo lo imposible.

-¿Por qué se pospone sistemáticamente la construcción de ese centro provisional?

-Todos los partidos políticos se retrataron en Truébano, que es un símbolo para nosotros, en campaña electoral. Todos se comprometieron a dar una solución. El primero que lo asumió fue Canteli, y Cuesta también se comprometió. Ahora están unos presupuestos a la vuelta de la esquina sin partida para el centro social.

-¿Cuánto cuesta ese centro social?

-El provisional estaba presupuestado en los dos ejercicios anteriores, pero no se ejecutó. En principio, era una partida de 200.000 euros que subió Wenceslao López, sin consultar con nosotros, en una reunión con Fernando Lastra para hablar sobre la situación. Había un proyecto que fue público, que se filtró a los medios y eran unos módulos que satisfacían las necesidades momentáneas y después se podían llevar a otro sitio. Resolvía un problema puntual y no se tiraba el dinero.

-¿Tiene alguna esperanza en que el bipartito cambie de opinión?

-Fuimos la primera organización en pedir una reunión. De Canteli no supimos nada hasta 161 días después, la misma semana en la que anunciamos el corte de carretera. Nos llamó por teléfono, y ahí no dio solución. Solo dijo que él era de palabra y que seguía comprometido y que estaba mirando varias opciones. Cuando le preguntamos por la ubicación no supo concretar, tampoco en cuanto a los plazos ni de dónde saldría el dinero. Entendemos que no es un posicionamiento serio del alcalde. Y de Ciudadanos seguimos sin saber nada. No dan señales de vida.

«Saben que no van a cumplir con la palabra dada a los vecinos y no dan la cara»

-¿A qué cree que obedece el silencio?

-Entendemos que a que no quieren dar la cara ante un incumplimiento. Saben que no van a cumplir con la palabra dada a los vecinos y no dan la cara. No entendemos otra. Si la hay, que nos la expliquen. 

- Ya han realizado un corte de carretera. ¿Tienen pensadas más acciones de protesta?

-Vamos a pelear hasta el último minuto. Pensamos que rectificar es de sabios y están a tiempo. Rectificar es símbolo de humildad y sabiduría, no de debilidad. Seguimos abiertos a hablar y a poder convencerlos. Ya hicimos un corte, y seguiremos con las movilizaciones. Tenemos dos principios, que son que independientemente de quien gobierne defenderemos el centro social y la otra es que no juzgamos a los políticos por lo que hacen en la oposición, sino cuando están en el gobierno. El nuevo equipo de gobierno debe aprender del pasado, este es el tercer corte que hacemos, ya los hubo con el tripartito, y vamos a seguir con la mano tendida para trabajar conjuntamente para mejorar la ciudad. Si ellos no quieren, si siguen el camino de dar la espalda a las necesidades vecinales, seguiremos con la misma firmeza en la calle protestando. Si piensan que la ciudad empieza en la plaza América y acaba en la calle Uría, están equivocados. La gente de los barrios y la zona rural paga impuestos y queremos tener derechos.

-¿Existe algún tipo de comunicación con el ayuntamiento?

-No. Después de la conversación con Canteli me comprometí a trasladar a la plataforma lo que me dijo. Tuvimos una reunión y decidimos seguir con el corte. Llamé varias veces y solo pude hablar con la secretaria. Le había dicho que le volvería llamar y eso hice, pero no nos respondieron.

-La plaza de toros es una de las prioridades que anunció el nuevo gobierno. ¿Se muestran más esperanzados con ese proyecto?

-A los dos meses de constituirnos, en el concurso de ideas, presentamos un dosier con propuestas. Ya ahí incluíamos la recuperación de la plaza de toros. Creemos que debe ser un espacio cultural y deportivo de referencia en Asturias que albergue eventos internacionales. No tiene ningún sentido, y es una estafa, que se considere Bien de Interés Cultural, y lo es porque si lo es ¿Por qué no la protegen? Lo que estamos consiguiendo es que acabe siendo una ruina. La plaza de toros debería ser, de mano, la cancha del Oviedo baloncesto en vez de andar enredando y tomando el pelo a los socios y al club con propuestas que no se realizan. Hay que invertir ahí y dar soluciones, que Oviedo pueda acoger competiciones deportivas de otro tipo. En su día Oviedo fue sede del mundial de baloncesto, aquí hubo un campeonato de Europa hockey patines.  Necesitamos un especio moderno. No queremos competir con nadie, pero la única pista cubierta de Asturias es la del palacio de los  deportes. No podemos desvestir santos para vestir otros. Una salida a la plaza de toros da salida a muchas de las carencias de la ciudad, y puede valer también para conciertos. 

«No nos parece serio lo que pasa con los presupuestos del Principado»

-¿Tienen alguna relación con el Principado?

-Llevamos desde finales de verano intentando reunirnos con Barbón y Cofiño. Se nos dijo que necesitaban tiempo, que estaban llegando y reestructurando las consejerías. El último contacto con la FSA fue la semana pasada. Pedimos que se concretara día y hora, y seguimos sin saber nada. No nos parece serio lo que pasa con los presupuestos del Principado. Cuando vemos el borrador, para el Cristo hay una partida de menos de 100.000 euros para estudios y otra de 30.00 euros para derribar edificios. Es una reivindicación de hace años que se meta dinero para derribar edificios porque eso dinamiza económica y socialmente la zona, avanzamos en las obras y eso crea actividad. Pero 30.000 euros es una tomadura de pelo, cualquier comunidad de vecinos que haga una obra, si pide derrama, es más de 30.000 euros.  

«30.000 euros de presupuesto para derribar edificios en el viejo Huca es una tomadura de pelo»

-¿Algún proyecto concreto que esté paralizado y que dependa de ellos? 

Con ellos tenemos otro problema, porque la partida de 2019 sigue sin ejecutarse. En el 2019 fueron las obras del Truébano, pero eso venía de una partida de 2018 que se fue retrasando y no se adjudicó hasta principios de 2019. Había 80.000 euros en el presupuesto de 2019, una cantidad insuficiente, pero que ni eso. Nos sentamos con Lastra, con el que la relación era fluida, e hicimos la propuesta de hacer una bolera en una parcela anexa a la Escuela Oficial de Idiomas. Esa fue una propuesta consensuada con la peña balística Tino el Panadero, la única del concejo,  y con la Federación Asturiana de Bolos. Fuimos con ellos, vimos la parcela, y ellos dijeron que era un sitio idóneo. Fuimos al Principado, hicimos la propuesta, les pareció bien, pero no supimos más. Hubo cambio de gobierno, cambió el consejero y ya no tenemos más comunicación.

-¿Por qué una bolera?

-Una bolera significaría que en la zona recuperemos otro pedazo de espacio abandonado y que pueda haber gente ahí todos los días. Incluso había un compromiso de la federación para intentar dinamizar la bolera con escuelas y talleres para aficionar a los niños y reactivar la zona. El Cristo siempre tuvo tradición, con dos boleras, hasta que en los 90 quedamos sin ninguna.

Comentarios

Nacio González: «Si los políticos piensan que Oviedo empieza en la plaza América y acaba en la calle Uría, están equivocados»