«Tras el segundo desahucio viví cuatro meses en una tienda de campaña en la playa de Salinas»

OVIEDO

Una reunión de la PAH de Oviedo
Una reunión de la PAH de Oviedo PAH Oviedo

Olivia, que fue desalojada dos veces de la casa en la que vivía de alquiler, sobrevive junto a su marido con el salario social

20 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los desahucios han dejado de copar las portadas de los medios de comunicación. La situación económica ha mejorado, en líneas generales, y el número de lanzamientos se ha reducido, pero son muchos los que siguen sufriendo esta situación y aún más los que conviven con las secuelas que estos les dejaron. Este es el caso de Olivia, una ovetense que emigró a Francia a trabajar y cuando volvió un cúmulo de circunstancias derivaron en un desahucio. La situación no mejoró y acabaron echándola de una segunda vivienda. Por aquel entonces vivió una situación dramática que acabó con ella y su pareja viviendo durante cuatro meses en una tienda de campaña en Salinas. «No sé cómo no enfermamos, fue una situación desesperante», recuerda.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Olivia no es su nombre real, pero al igual que muchas personas en una situación similar, prefiere ocultar su identidad para evitar la estigmatización de la sociedad. Por este mismo motivo, evita las fotografías. Su vida se había desarrollado dentro de unos parámetros similares a los de muchos otros. Había emigrado para trabajar en Francia y allí pasaba los días sin grandes complicaciones. Pero los problemas surgieron cuando decidió volver a España. El motivo, quería estar cerca de su familia.

Después del tiempo trabajado en Francia, tenía derecho a cobrar el paro en España, pero los problemas burocráticos fueron retrasando los pagos. Su madre le había conseguido un piso de alquiler, que pertenecía a unos conocidos, y mientras intentaba desbloquear los problemas con el paro, fue acumulando deuda hasta que terminó siendo desahuciada. «Fue una situación de impotencia y de decepción, especialmente por haber hecho que mi madre quedara mal, pero yo no podía hacer otra cosa».