La Agencia Tributaria trasladará su sede de Oviedo durante cuatro años

Hacienda busca un nuevo edificio para instalar sus oficinas mientras realiza una reforma integral

Delegación de Hacienda en la calle Alonso Quintanilla, Oviedo
Delegación de Hacienda en la calle Alonso Quintanilla, Oviedo

Oviedo

Las declaraciones del alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, sobre el futuro de los terrenos del antiguo HUCA hicieron saltar la liebre. El regidor adelantó las líneas maestras del proyecto conjunto que las tres administraciones -Ejecutivo central, Principado y ayuntamiento- tienen para el barrio y, aunque no concretó, se refirió a la posibilidad de que la Agencia Tributaria, aprovechando sus propiedades en la zona, trasladara allí sus oficinas. Hasta el momento ese emplazamiento es solo una hipótesis, pero ha servido para destapar los planes de Hacienda de realizar una reforma integral de la sede de Alonso Quintanilla, lo que provocará el traslado por un periodo de entre tres y cuatro años.

Mientras que la Agencia Tributaria estudia alternativas sobre el local en que se instalará de forma temporal durante esos cuatro años, lo que sí que está decidido es que habrá una reforma integral que provocará el traslado del actual edificio de Alonso Quintanilla. En este momento están en marcha los diferentes trámites administrativos y el objetivo es que estén todos conseguidos antes de finalizar el año.

Para esa fecha, Hacienda, que tiene varios inmuebles repartidos por la ciudad, ya deberá haber elegido y acondicionado uno para prestar los servicios.

Un edificio con historia

La actual sede de la Agencia Tributaria en la calle Alonso Quintanilla está situada en un edificio que en su tiempo fue el convento de Santa Clara. Fundando en el siglo XIII, del edificio original lo único que se conserva es la portada, que actualmente está en el palacio de Villabona (Llanera) y algunos capiteles aislados.

El templo fue restaurado en el siglo XVII y en el XVIII volvió a ser reformado y ampliado. En esos trabajos se construyeron la portería y el claustro, que son los únicos restos de esa época que se conservan en la actualidad. Las clarisas fueron exclaustradas en 1869 y el edificio fue convertido en cuartel, tras la desamortización del siglo XIX, hasta el año 1944. En la década de 1960 sufrió una profunda transformación, rodeada de una gran polémica, con el objetivo de adaptarla como delegación de Hacienda. Durante esa reforma, Álvarez Castelao hizo derribar alguna de las partes históricas del edificio.

La fachada de la portería que actualmente da a la calle Covadonga es una obra barroca que se comenzó a principios de 1700. Tras el derribo de la crujía este en los años sesenta, el claustro da directamente a la plaza del Carbayón. Ese claustro, también de tipo barroco, fue construido entre 1750 y 1753. La portada barroca fue declarada Bien de Interés Cultural en 2006.

Comentarios

La Agencia Tributaria trasladará su sede de Oviedo durante cuatro años