El nuevo método de acoso en El Rosal: fingen ser amigos de mujeres borrachas para acompañarlas a casa

Una joven asturiana cuenta en sus redes cómo presenció a dos jóvenes tratar de llevarse a una mujer. Más tarde, advirtió cómo volvían a intentarlo con otra

Calle del Rosal, en Oviedo
Calle del Rosal, en Oviedo

La noche del viernes Giuliana Tonesi salió de fiesta con sus amigos y contó en sus redes sociales la situación que les tocó vivir con respecto a dos jóvenes, en torno a los 25 años, que intentaron en más de una ocasión durante la noche fingiendo ser amigos de mujeres borrachas acompañarlas a casa. Lo explicó todo en su cuenta personal de Twitter. Todo comenzó mientras varios del grupo, eran nueve en total, salieron a fumar, y dos hombres se les acercaron a «molestarles e incomodarles, diciéndoles que no les iban a robar, pero tocando sus chaquetas y pidiéndoles cigarros», por aquel entonces, no le dieron más importancia.

Hasta que, sobre la una de la madrugada, cuando el grupo se dirigía calle del Rosal abajo, dirigiéndose a la calle Mon, se cruzaron de nuevo con ambos jóvenes. Iban con una chica «que estaba borracha», y una amiga de Tonesi le comentó a esta cómo había escuchado que no se conocían, pues «estaban presentándose y dándose besos». Giuliana no dudó en girarse e ir hacia ellos. «Fui a preguntarle a la chica si los conocía, a lo que me aseguró que no», cuenta la joven. Mientras, los hombres negaban las palabras de la chica, diciendo que sí se conocían y que la estaban acompañando a su casa.

Giuliana no lo dejó ahí y decidió coger a la chica, con la que se fue calle abajo. «Los chicos nos siguieron, insistiendo que sí que eran amigos», dice. Entonces, uno de los amigos de la joven, decidió fingir que llamaba a la Policía para amedrentarlos. Así fue. «Se fueron cuando fingimos llamar, pero volvieron al rato para seguir asegurando que no eran desconocidos de la chica», explica. Se fueron nuevamente y el grupo de amigos intentó hablar con la joven.

«Apenas podía hablar y le pedimos el DNI, pero solo tenía pasaporte y, en él, no aparecía su dirección así que decidimos llamar a la Policía Nacional, esta vez de verdad». Cuando aparecieron los agentes, se quedaron con la joven y los amigos continuaron hacia la calle Mon. «En el Ayuntamiento vimos que había otro coche de Policía hablando con los dos chicos, que habían identificado», asegura.

Cuando ya había terminado todo, este grupo volvió a cruzarse con ambos jóvenes, quienes se acercaron a otra joven preguntándole si estaba sola y quería que la acompañaran. «Lo vi desde lejos, y la chica debió de decirles que no, porque no se quedaron con ella ni nada», asegura Tonesi. «Nosotros tenemos 20 años, y estos dos chicos eran mayores, tendrían 25 años, al menos, uno moreno y con pelo oscuro, corto y peinado hacia arriba. El otro, era blanco con el pelo castaño y corto en tupé», describe. A pesar de la denuncia en Twitter, la Policía asegura no tener constancia de ningún altercado de ese tipo durante la noche del viernes en Oviedo

Comentarios

El nuevo método de acoso en El Rosal: fingen ser amigos de mujeres borrachas para acompañarlas a casa