Un violento asalto a un piso en Oviedo en el que se usaron los planos del domicilio

Comienza el juicio por el robo a un promotor amordazado, maniatado y encañonado con una pistola, junto a su esposa y su asistenta en 2015

Audiencia Provincial de Oviedo
Audiencia Provincial de Oviedo

El hijo del promotor inmobiliario que sufrió un asalto en su piso de Oviedo en 2015 para robarle tras ser golpeado, amordazado, maniatado y encañonado con una pistola, junto a su esposa y su asistenta, ha asegurado que los asaltantes conocían los hábitos y movimientos de la familia y uno de ellos tenía planos del domicilio porque había realizado obras de mantenimiento en la vivienda.

La Audiencia Provincial ha acogido este martes la tercera sesión del juicio contra cuatro acusados que afrontan penas de hasta once años de cárcel por sendos delitos de robo con fuerza en casa habitada y lesiones y una quinta acusada que se enfrenta a una pena de dos años por un delito de encubrimiento.

En la vista oral de este martes han declarado el hijo del matrimonio, Javier Z.F., dos empleadas de hogar, el arrendatario de un piso franco en el mismo edificio y el exjefe de la Policía Científica que participó en la inspección ocultar tras el asalto que tuvo lugar a las 21 horas del 10 de diciembre de 2015 en la Avenida de Lisboa de Oviedo.

Javier Z.F. ha reconocido a uno de los acusados, el empresario Julio Arturo F.A, por haber realizado obras en el edificio y ha dicho que unos meses antes del atraco retomó contactos con su familia para un supuesto negocio, pero «hacía demasiadas preguntas personales» y posteriormente no volvieron a saber nada de él.

La empleada del hogar, E.R.V., ha explicado que ese día una persona encapuchada armada con una pistola entró en el domicilio y, tras preguntarle si iban a llegar más personas a la casa, en apenas «unos segundos» le ató las manos a la espalda, las piernas, le tapó la boca y le puso boca abajo.

Minutos antes, el dueño del piso, César Z.P. y su esposa, Yolanda F.P. habían sido asaltados por unos encapuchados al salir del ascensor del edificio y, tras golpear sin previo aviso al marido y encañonarle, le condujeron a su habitación, mientras le decían a la mujer que les diera las contraseñas si no quería «aumentar el sufrimiento» porque sabían «dónde estaban sus hijos» y ésta les respondía que su esposo «iba a colaborar».

La asistenta ha relatado que, seguidamente, entró una segunda persona en el piso y «el susto fue mayor», porque «arrojaron encima de ella» a Yolanda F.P. y también la amordazaron y maniataron.

Otra asistenta ha reconocido que unos días antes del asalto se había frustrado otro intento de acceso a la vivienda, cuando ella se percató de que había ruidos y preguntó «quién anda ahí», por lo que los asaltantes huyeron.

Otro testigo ha declarado que arrendó una vivienda en el mismo edificio a un hombre al que identificó como el asesor fiscal Víctor R.M., quien falleció en la prisión asturiana donde cumplía condena por estafa y que, según la Fiscalía, pudo ser el autor intelectual del asalto, para que fuera utilizada como piso franco por los asaltantes, ya que no se registraron consumos de luz, ni agua.

El exjefe de la Brigada de Policía Científica también ha testificado en la vista oral y ha afirmado que el ascensor de acceso a la vivienda estaba manipulado, al haberse puenteado la botonera y dejado el panel suelto, y en la inspección ocular apreciaron la existencia de restos de sangre con arrastre y la habitación de César Z.P. desordenada, con restos de bridas y cintas americanas.

El juicio continuará mañana, a las 10:30 horas, con las periciales en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial; según informó la agencia EFE.

Comentarios

Un violento asalto a un piso en Oviedo en el que se usaron los planos del domicilio