Una empresa asturiana envía mascarillas a China para ayudar en la lucha contra el coronavirus

Ignacio Secades, responsable de Canonical Robots, asegura que «es nuestro granito de arena para intentar ayudarles»

El gobierno de Hong Kong anunció que las personas que tenían contacto cercano con los dos pacientes confirmados de coronavirus de Wuhan en la ciudad estaban en cuarentena
El gobierno de Hong Kong anunció que las personas que tenían contacto cercano con los dos pacientes confirmados de coronavirus de Wuhan en la ciudad estaban en cuarentena

Oviedo

China es uno de los países más herméticos del mundo. La información procedente del país asiático llega habitualmente con cuentagotas, de ahí que todo lo que rodea al coronavirus sea analizado con lupa. Además de la cifra de afectados y víctimas mortales, la alarma internacional se ha disparado en las últimas semanas debido al contagio a otros países. Y las consecuencias de esta nueva crisis, impredecible, ya comienzan a notarse en la economía. Tanto en la nacional como en la exterior. Por eso, los empresarios chinos también están pidiendo colaboración a sus socios comerciales, y una compañía asturiana ha respondido a esta llamada. Canonical Robots ha enviado mascarillas a China, uno de los productos que más falta les hace en este momento.

«El envío de mascarillas es nuestro granito de arena para intentar ayudarles», explica Ignacio Secades, CEO de Canonical Robots. Secades afirma que, una vez conocida la repercusión que estaba tomando la crisis del coronavirus y cómo estaba afectando a China, se pusieron en contacto con sus socios en el país asiático para ofrecerles colaboración. «Nos dijeron que tienen problemas de suministro en mascarillas y algún otro material sanitario», señala, motivo por el que decidieron comprar varias cajas y enviarlas.

En total, enviaron 8 cajas con diez mascarillas cada una. «No vale cualquiera, ya que deben cumplir una serie de requisitos de seguridad para poder ser utilizadas», asevera Secades. «Esta es nuestra forma de apoyar a gente con la que estamos empezando a trabajar y con la que hasta el momento hemos tenido una relación fluida», añade.

La asturiana Canonical Robots es miembro de una asociación internacional de robótica con sede en Hanshou, China. Debido a ello, Ignacio Secades reconoce que tienen relación con varias empresas del sector radicadas allí. «Aunque la información es limitada, está claro que la situación es complicada», reconoce. Secades señala que el brote comenzó con las vacaciones del Año Nuevo chino y que lo primero que hicieron fue alargar esas vacaciones. El problema es que el tiempo va pasando, la situación empeora y la población está recluida en las casas.

«No tienen permiso para ir a trabajar», afirma Secades, una situación que, incuestionablemente, también tendrá repercusión en la economía. Por la información que maneja, ahora están empezando a «trabajar en remoto desde casa», por lo que, poco a poco, están intentando recuperar la calma. Pero eso solo sirve para determinados sectores. «A nivel profesional la situación es complicada, pero es peor a nivel personal, ya que tienen necesidad de suministros como mascarillas y útiles sanitarios», concluye.

Comentarios

Una empresa asturiana envía mascarillas a China para ayudar en la lucha contra el coronavirus