Almacenes Simeón, el emporio que llegó de Galicia

La cadena de tiendas desaparecida en los años 80 desembarcó en Oviedo en la calle Magdalena y tuvo su último local en La Escandalera

Plaza de la Escandalera en los año 70. En el bajo de la casa Conde, a la izquierda, se ubicó Almacenes Simeón
Plaza de la Escandalera en los año 70. En el bajo de la casa Conde, a la izquierda, se ubicó Almacenes Simeón

En el año 1835, un emprendedor riojano, Simeón García Olalla de la Riva, llega con 12 años de edad a trabajar a Santiago de Compostela como dependiente. Diez años después había ahorrado con mucho tesón la nada despreciable cantidad de 13.000 reales (aún era la moneda en curso) y gracias a eso entra como socio en la empresa mayorista Jorge de la Riva. Pasaron otros 20 años y ya era propietario único.

Estamos por tanto, en 1872. Aquel muchacho funda la empresa Simeón García y Compañía, con sede en Santiago, que comienza a abrir almacenes, primero en las ciudades gallegas y más tarde su familia (él fallece a los 65 años) en Oviedo, Gijón, Santander, Madrid o Bilbao entre muchas otras.

Paso de una carroza del día de América por Uría. Detrás se aprecia el toldo de Almacenes Simeón
Paso de una carroza del día de América por Uría. Detrás se aprecia el toldo de Almacenes Simeón

A la capital asturiana la cadena, que tal vez tomó como modelo los almacenes parisinos, llegó en 1899. Se instaló en el Oviedo antiguo, como tantos otros del ramo, en concreto en el número 33 de la calle Magdalena, a la llamada casa de Vistalegre. Aquello se le quedó pequeño y para 1915 se trasladaría al número 4 de la calle San Francisco, frente a la Universidad, a un edificio diseñado por Julio Galán Carvajal, donde contaba con un amplio almacén en su parte posterior.

Así lo explica José María Rodríguez-Vigil en su trabajo Notas sobre la modernización del consumo en Asturias: almacenes textiles y bazares en Gijón y Oviedo (1874-1936) , que recuerda que el bloque, al igual que la Universidad, sufrió graves daños durante la revolución del 34 y luego fue reconstruido. El bello edificio fue diseñado especialmente para los almacenes, y actualmente es una sala de exposiciones con un uso más bien escaso. En 1935 se inició la reconstrucción del conjunto pero, debido al inmediato estallido y desarrollo de la Guerra Civil, las obras se detendrían hasta 1940.

Posteriormente los Almacenes Simeón se trasladarían a la casa Conde (de Juan Miguel de la Guardia), en la esquina de Uría y la plaza de la Escandalera. Hacia principios de los años 80 del siglo XX, la empresa matriz controlaba una treintena de sociedades, incluida la Banca Simeón, que tuvo 33 oficinas, entre ellas la de Oviedo. Pero es en esa década cuando comienza su declive (el banco pasó a formar parte del Banco Exterior) y, finalmente, en 1986 se declaró en quiebra.

Comentarios

Almacenes Simeón, el emporio que llegó de Galicia