Revocan la condena de un hombre que transportaba efectos robados porque «solo hacía un favor»

El acusado había sido condenado a un año y medio de prisión en primera instancia

Audiencia Provincial de Oviedo
Audiencia Provincial de Oviedo

Redacción

La Audiencia Provincial de Oviedo ha anulado la condena a un año y seis meses de cárcel de un transportista que trasladó baterías robadas a una empresa de reciclaje al dar credibilidad a su versión de que «sólo hacía un favor» a dos acusados que han recibido sendas penas de entre un año y medio y dos años y tres meses de cárcel por el robo.

Un juzgado de lo Penal había condenado a los tres acusados por un delito de robo con fuerza a penas de entre un año y medio a dos años y tres meses de cárcel y a indemnizar a la empresa Promociones Eleven 2005 S.L. en 2.329 euros por los efectos sustraídos y los daños causados. Los condenados J.P.A., A.G.F. y M.P.F. recurrieron en apelación ante la Audiencia Provincial, que ha ratificado la pena de dos años y tres meses para J.P.A y un año y seis meses de cárcel para M.P.F. y ha absuelto a A.G.F. del delito.

El tribunal de la Sección Segunda ha dado credibilidad a la argumentación del abogado Iván Cortina Zapico que alegaba que su defendido, A.G.F. se había limitado a trasladar por encargo de los otros dos acusados a la empresa de reciclaje las baterías que éstos habían sustraído «como un favor» sin que tuviera participación alguna en el robo. El letrado había invocado un error en la valoración de la prueba y subsidiariamente la atenuación de la pena por dilaciones indebidas ya que los hechos se remontan a hace cinco años.

La Audiencia ha declarado probado que los acusados J.P.A. y M.P.F. accedieron a una nave de Promociones Eleven 2005 S.L., entre el 20 y el 22 de junio de 2015, tras romper una ventana de aluminio y «apalancaron» un vehículo, apoderándose de la batería, «violentando» un segundo automóvil y sustrayendo 22 baterías de un toro mecánico, cuatro generadores y diversas herramientas, según informa Efe.

J.P.A. y M.P.F. sostuvieron en su recurso que no había indicios de su autoría al no haber imágenes grabadas, ni huellas, restos orgánicos, objetos o vestigios, pero el tribunal entiende que la prueba indiciaria fue suficiente e incluso «abrumadora» en palabras de la juez de lo Penal al tener en su poder, en fechas posteriores al robo, parte de los efectos sustraídos. El tribunal acuerda absolver al transportista ante la falta de verosimilitud de las explicaciones de los otros dos acusados y advierte que, aunque su conducta podría encardinarse en un delito de encubrimiento, al no haberse formulado acusación por este delito queda eximido de toda responsabilidad. La sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Comentarios

Revocan la condena de un hombre que transportaba efectos robados porque «solo hacía un favor»