La sala de estudios de La Lila abrirá también por las tardes

La Voz REDACCIÓN

OVIEDO

Cibercentro de La Lila
Cibercentro de La Lila oviedo.es

El ayuntamiento comunica que la medida será efectiva a partir de mañana, 11 de agosto

10 ago 2020 . Actualizado a las 14:56 h.

El Ayuntamiento de Oviedo abrirá desde este martes la Sala de Estudio del Cibercentro de La Lila. La Concejalía de Centros de Estudios, dirigida por Covadonga Díaz, adopta esta medida después de haber sido solicitada por los usuarios del mencionado centro. Debido a la situación actual solamente se procederá a la apertura de la mencionada estancia, y en horario de 16.00 horas a 21.00 horas, sumando este horario al que actualmente hay de mañanas, y que es de 9.00 a 14.00 horas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Covadonga Díaz ha manifestado tras el anuncio que «nuestro compromiso es poner a disposición de los estudiantes aquellos equipamientos que nos permitan cumplir las medidas de seguridad e higiene marcadas por las autoridades sanitarias y eso nos permite abrir esta Sala de Estudio, muy demandada por los estudiantes de cara a preparar los exámenes del mes de septiembre». La concejala de Centros de Estudio ha confirmado, además, que el centro Dolores Medio, así como los ubicados en La Corredoria y en Colloto, abrirán en a partir de septiembre, según informa Europa Press.

Solar donde debe construirse el IES La Florida de Oviedo

La cuenta atrás para el Instituto de La Florida (otra vez)

D.R.

La plataforma por el Instituto Zona Oeste, del barrio de La Florida, asegura que el Principado ya ha iniciado el proceso para volver a licitar ese equipamiento educativo. Las divergencias con la anterior adjudicataria han terminado en la rescisión del contrato, para el que la consejería de Educación no quiso dar «información ni compromiso sobre plazos», según señala Diego Santiago González como portavoz de la plataforma.

Las obras comenzaron a finales del año pasado. El problema surgió cuando la unión temporal de empresas (UTE) entre Iguar y Ceteco reclamó un aumento de 100.000 euros en el presupuesto con el que ganó en concurso, argumentando que debía retirar escombros contaminados con los que no había contado en su cálculo de costes.

Seguir leyendo