Canteli califica el acuerdo de remanentes como «el mayor atentado contra el municipalismo de la historia»

La Voz OVIEDO

OVIEDO

El presidente del Principado, Adrián Barbón (d), saluda al alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli
El presidente del Principado, Adrián Barbón (d), saluda al alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli Alberto Morante

El alcalde de Oviedo acusa al presidente de la Federación de Municipios y Provincias de «traición»

21 ago 2020 . Actualizado a las 14:38 h.

El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli (PP), se ha mostrado muy crítico con el alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el socialista Abel Caballero. Le ha acusado de «traicionar» a todo el municipalismo, con en acuerdo con el Gobierno central sobre los remanentes del Ayuntamiento. Según Canteli, el acuerdo supone un «golpe de estado y el mayor atentado contra el municipalismo español en la historia de nuestro país».

En esos términos se ha pronunciado Canteli en un pleno municipal monográfico sobre este asunto, en el que ha salido adelante, con los votos de PP, Ciudadanos y Vox, una moción que apoya al PP en su recurso de inconstitucionalidad contra el mencionado decreto y solicita a la FEMP que repruebe a Caballero. El PSOE votó en contra y Somos (marca local de Podemos) se abstuvo.

Canteli ha acusado al alcalde de Vigo de participar en «reuniones clandestinas» y ser «cómplice» de lo ocurrido, tratando a los ayuntamientos como «niños manirrotos», que han de ser tutelados. «Los remanentes son usurpados por el Gobierno», ha lamentado el alcalde de Oviedo. Por parte del PSOE ha intervenido su portavoz, Wenceslao López quien ha criticado la celebración del pleno. Ha acusado a Canteli de ejercer «abuso de poder» y de utilizar la sesión plenaria para «beneficiar al PP». Según López, la convocatoria no era legal. Tras recordar a Canteli que trabajó en Banesto con el «banquero delincuente» Mario Conde, López ha dicho que el acuerdo sobre los remanentes busca precisamente dar solución a un problema generado por el PP, cuando prohibió su utilización.