La ópera de Oviedo planta cara al virus

Arranca con prevención y un 40% de aforo en el teatro Campoamor la temporada más atípica del festival ovetense

Cartel de la ópera 'Madama Butterfly' en Oviedo.
Cartel de la ópera 'Madama Butterfly' en Oviedo.

En el Teatro Campoamor acaba de arrancar la temporada número 73 del festival de ópera ovetense, uno de los más atípicos (como casi todo este año) debido a la covid-19. Por una vez, el protagonismo estará tanto en las tablas como en las butacas, puesto que las medidas de contención de la pandemia obligan a medidas excepcionales: 600 personas de aforo, poco más del 40% de la capacidad de la sala.

El inicio fue protagonizado el pasado día 4 de septiembre por un programa doble de dos «pequeñas joyas líricas», según los organizadores: L´heure espagnole, de Maurice Ravel, y Les mamelles de Tirésias, de Francis Poulenc. Aún restan las sesiones de mañana y de los días 10 y 12 de este mes.

El díptico francés supone el esperado regreso al Campoamor de dos de las figuras más aclamadas y asiduas de la temporada ovetense: El director de orquesta Maximiano Valdés, en su reencuentro en el podio con la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA), y el asturiano Emilio Sagi en la dirección escénica. Sagi celebra durante la temporada 20/21 el 40 aniversario del inicio de su carrera internacional como director de escena, en 1980, con La Traviata.

Entre las voces protagonistas, la soprano Sabina Puértolas, la mezzo Maite Beaumont, el barítono asturiano David Menéndez, y los debuts del barítono Régis Mengus y del tenor Joel Prieto. Al frente del coro de la Ópera de Oviedo durante todo el ciclo estará su nuevo director titular, Esteban Urzelai.

L`heure espagnole, con libreto de Franc Nohain, es la primera ópera de Ravel y su estreno tuvo lugar en la Opéra Comique de París el 19 de mayo de 1911. Llena de humor y efectos orquestales, esta «comedia musical» en un acto es una disparatada historia en torno a la infidelidad matrimonial que tiene como protagonista a la esposa de un relojero de Toledo llamado Torquemada. La Ópera de Oviedo la presentará por primera vez en su temporada en una nueva producción, con escenografía del arquitecto Ricardo Sánchez Cuerda.

 Poulenc estrenó en 1947, en la Opéra Comique de París, la ópera bufa Les mamelles de Tirésias, basada en el texto surrealista de igual nombre de Guillaume Apollinaire. La obra se desarrolla en la imaginaria localidad francesa de Zanzíbar y su protagonista es una mujer que, cansada de tener hijos, decide cambiar de sexo. Lo puramente lírico y lo burlesco se dan la mano en una partitura llena de efectos y con algún rasgo verista, que Sagi trae al Campoamor en una producción ágil, colorista y llena de humor del bueno.

Octubre: Bellini

Octubre llegará con ópera italiana y sube a escena la última compuesta por Vincenzo Bellini, I Puritani. Repite Emilio Sagi en la dirección de escena, con una esplendorosa y visual producción procedente del Teatro Real de Madrid, con la soprano belcantista rusa Irina Lungu, que debuta en la temporada con el rol protagonista femenino. Yijie Shi, Luca Tittoto, que también debutan, y Dalibor Jenis la acompañarán en escena, dirigidos musicalmente por el principal director invitado de la OFIL, Iván López Reynoso. Segundo reparto para el Viernes de Ópera, con Carlos Daza, Beatriz de Sousa, Alasdair Kent y Dominic Barberi.

Una historia de amor en el contexto de las guerras de religión entre protestantes y católicos sirve de marco para un título que está considerado como una de las obras cumbre del bel canto Romántico y también una de las páginas más difíciles del repertorio operístico. (1, 4, 7, 9 y 10 de octubre de 2020). 

Noviembre: Puccini

En noviembre vuelve al Campoamor una de las óperas más icónicas del repertorio y una de las más apreciadas del verismo italiano, Madama Butterfly, obra maestra de Giacomo Puccini que contará con una pareja protagonista que brilló en el Andrea Chénier que se subió a las tablas en Oviedo en 2017: la soprano Ainhoa Arteta en el rol de la atormentada Cio Cio San y Jorge de León en el de Pinkerton. Ambos tendrán su réplica en la función del Viernes de Ópera con la asturiana Beatriz Díaz y el tenor mexicano Fabián Lara. También estarán Damián del Castillo como Sharpless, Jorge Rodríguez-Norton como Goro o Nozomi Kato como Suzuki.

La producción que veremos en Oviedo es una coproducción del Festival de Peralada y de la Deutsche Oper, concebida por Joan Anton Rechi (recientes trabajos suyos en Oviedo han sido Così fan tutte, 2016 y L’elisir d’amore, 2017), que sitúa la acción en el Japón de la Segunda Guerra Mundial. Regresa el director musical asturiano Óliver Díaz al frente de la OSPA.

Estrenada en el Teatro alla Scala de Milán en 1904, es el estandarte del amor incondicional, el de una jovencísima geisha de Nagasaki, Cio Cio San, y su desesperada e infructuosa espera por el regreso de Pinkerton, el marino estadounidense que la ha abandonado. Un reflejo del choque cultural entre dos civilizaciones, la occidental y la oriental, que evidencia la maestría de Puccini para construir atmósferas exóticas llenas de teatralidad. (12, 15, 18, 20 y 21 de noviembre de 2020).

 Diciembre: Beethoven

En diciembre, la Ópera de Oviedo se sumará al tributo a Beethoven, con motivo de los 250 años de su nacimiento, programando su única ópera, hasta ahora inédita en la temporada, Fidelio, estrenada en el Theater an der Wien de Viena en 1805, con la que regresa al Teatro Campoamor como Florestan el tenor Stuart Skelton (Peter Grimes, 2012, La Valquiria, 2015), que acompañará en su debut en Oviedo a la soprano Christiane Libor, que el pasado abril hubiese interpretado este papel de Leonore en el Teatro Real de Madrid, y al bajo barítono Greer Grimsley. Francisco Crespo, Andrea Mastroni, Vanessa Goikoetxea estarán también en el escenario. El director titular de la OFIL, Lucas Macías Navarro, debutará en la temporada de la Ópera de Oviedo.

Influido por los ideales humanitarios de la Revolución Francesa y por su elevado concepto del amor, Beethoven se basó en el drama francés de Jean-Nicolas Bouilly, Leonora o el amor conyugal, una pièce à sauvetage, pieza de salvación o de rescate, género muy popular en aquellos años en el que los héroes, que representan a las fuerzas del bien, la justicia y la razón, triunfan sobre una situación de grave peligro. Encuadrada ya en la época romántica del compositor, Fidelio cuenta con importantes novedades estilísticas, como la relevancia del coro o de los cantantes solistas sobre la orquestación en aras de una mayor fuerza dramática. (10, 13, 16 y 19 de diciembre de 2020).

Cierre: Bizet

Celso Albelo y Ekaterina Bakanova, que debuta en Oviedo, serán dos de las grandes voces que pondrán fin al ciclo con la ópera de Georges Bizet  Les pêcheurs de perles. Con escena del japonés Yoshi Oida y dirección musical de José Miguel Pérez Sierra, con la OFIL en el foso, también figurarán Borja Quiza, Felipe Bou y las voces jóvenes del segundo reparto Larissa Alice Wissel, Luis Gomes, David Lagares y George von Bergen.

La obra se sitúa en Ceilán (actual Sri Lanka) y narra la relación entre dos amigos, el pescador Nadir y el jefe del poblado, Zurga, cuya amistad se tambalea cuando se reencuentran con la sacerdotisa Léïla. La obra, de larga tradición en el repertorio francés, se inscribe en la corriente exotista y presenta una partitura delicada y exuberante a partes iguales, de memorables melodías. (28 y 31 de enero, y 3, 5 y 6 de febrero de 2021).

Comentarios

La ópera de Oviedo planta cara al virus