Más ensaladas y menos chuches para las máquinas de la Universidad

La institución ovetense anuncia el contrato de «alimentación saludable y de comercio justo» en todas sus expendedoras automáticas

Máquinas expendedoras de alimentos y bebidas en una facultad de la Universidad de Oviedo
Máquinas expendedoras de alimentos y bebidas en una facultad de la Universidad de Oviedo

La Universidad de Oviedo gastará cerca de 100.000 euros en instalar máquinas expendedoras de alimentos y bebidas «con productos de comercio justo vending saludable». Se trata, según el rectorado, de «propiciar mecanismos que favorezcan hábitos nutricionales saludables».

La institución reconoce que «no dispone de medios materiales ni personales adecuados para llevar a cabo un servicio de las características que se pretende contratar», por lo que ha sacado a concurso este contrato para surtir un total de 96 máquinas, muchas de ellas ya instaladas en las facultades y escuelas, a las que se deben añadir algunas nuevas.

Se trata, según dice la Universidad, de ofrecer «platos saludables para lograr influir en la adquisición de estilos y hábitos saludables de alimentación que contribuyan a prevenir patologías relacionadas con la alimentación como son la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer».

Así, por ejemplo, establece los precios de venta de ensaladas (2,50 €), productos dietéticos, snacks de comida sana o piezas de fruta (1 €), yogures (0,60 €) o fruta variada en tarrina (1,50 €), pero prevé también comida «no saludable» como bollería industrial, chucherías o galletas, aunque pretende desplazar su peso en la oferta. El café de comercio justo costará lo mismo que el convencional, 0,50 €.  

Entre las características más destacables, la institución ovetense requiere «equilibrio energético, composición cuidada de su perfil graso, el uso de sal yodada, la abundancia de frutas y verduras, una mayor oferta de pescados, la eliminación de potenciadores del sabor como el glutamato monosódico y la incorporación de alimentos ecológicos y de comercio justo con el objetivo de apostar no solo por una alimentación más sana sino además por una alimentación más sostenible». Nada se especifica, no obstante, de la oferta de productos que contengan pescado entre el anexo de precios máximos.

El contrato sí deja claro, además, que las máquinas no podrán vender alcohol de más de 18 grados, ni tabaco, ni se podrán instalar máquinas tragaperras.

Comentarios

Más ensaladas y menos chuches para las máquinas de la Universidad