Oviedo, una mina de chocolate

DANIEL ROIG

OVIEDO

Chocolate. Oviedo llegó a tener en la primera mitad del siglo XX hasta 42 fábricas artesanales de chocolate
Chocolate. Oviedo llegó a tener en la primera mitad del siglo XX hasta 42 fábricas artesanales de chocolate © DANIEL ROIG

La ciudad fue una potencia nacional del sector y llegó a tener 42 fábricas que trabajaban el cacao llegado en los barcos de ultramar

01 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hubo un momento mucho más dulce que el actual para Oviedo. No hace mucho tiempo, la ciudad llegó a tener 42 de las, nada más y nada menos, 300 fábricas de chocolate de Asturias. El auge del comercio con ultramar, apoyado en una floreciente industria indiana a ambos lados del Atlántico y la ausencia de grandes marcas nacionales hicieron que en la capital asturiana se asentara una multitud de pequeñas y medianas fábricas artesanales que hacían el milagro a diario con cacao y azúcar.

En el amplio trabajo Chocolate y publicidad en Asturias (editado por el Museo del Pueblo de Asturias), de Claudia Prieto Rodríguez, se recoge buena parte del testimonio gráfico que de ello ha quedado. Según José Ramón Fernández-Tresguerres, que prorroga el libro, «entre 1925 y 1945, Asturias fue la cuarta productora de chocolate en España, detrás de Barcelona, Valencia y Madrid»

Placa de Chocolates La Covadonga, que fue fundada por Pedro Magdalena, estuvo en la calle Uría y luego en la calle Fray Ceferino de Oviedo
Placa de Chocolates La Covadonga, que fue fundada por Pedro Magdalena, estuvo en la calle Uría y luego en la calle Fray Ceferino de Oviedo MUSEO DEL PUEBLO DE ASTURIAS

Del gusto de los asturianos, y en concreto de los ovetenses, por el preciado cacao, queda constancia ya en la constitución de La Perla Americana en 1853, según señala Tresguerres. No es que no se consumiera antes: «Hasta esa fecha, la elaboración del chocolate se realizaba exclusivamente de manera artesanal, en pequeñas industrias que casi no necesitaban reclamos publicitarios para su comercialización. La producción se encaminaba, principalmente, a satisfacer las necesidades del mercado local y apenas salía de su reducido ámbito geográfico».