Oviedo sienta las bases para ser la primera ciudad agropolitana de Asturias

Ayuntamiento y Principado acuerdan iniciar su colaboración para impulsar usos agroecológicos en la zona periurbana del concejo

Dos personas hacen deporte en la cumbre del monte Naranco, en Oviedo
Dos personas hacen deporte en la cumbre del monte Naranco, en Oviedo

Oviedo

El Ayuntamiento de Oviedo y el Gobierno del Principado sentaban ayer las bases de su colaboración para desarrollar el plan que fomentaría nuevos usos agroecológicos en la periferia rural del concejo. Ese plan, del que se estudia la posibilidad de iniciar un proyecto piloto en el entorno del Naranco aprovechando la finca de El Pevidal, fue objeto de la reunión mantenida entre el vicealcalde y concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Ignacio Cuesta, se reunía con el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo; la directora general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Sonia Puente;  el director general de Infraestructuras Rurales y Montes, Fernando Prendes, y el comisionado para el reto demográfico, Jaime Izquierdo.

Este último había planteado el pasado verano una propuesta de bases concreta para que en Oviedo se ensayara la primera ciudad agropolitana de Asturias, en la línea de las iniciativas que tienen en marcha ciudades europeas y de otros países para recuperar la gestión agroalimentaria y agroecológica de sus entornos rurales.

Según explicaron fuentes municipales, la concejalía de Urbanismo, con este plan, pretende fomentar esos nuevos desarrollos ligados a una agricultura y ganadería sostenibles y relanzar la relación campo-ciudad, impulsando también que los propietarios de fincas y parcelas del entorno de Oviedo puedan dedicar una parte de ellas a estas actividades.

Entre las posibilidades que permitirá la puesta en marcha de este plan, también se contemplan otras actividades, programas o talleres que, teniendo como referencia la finca de El Pevidal, mejoren por ejemplo el conocimiento del entorno rural, de la agricultura ecológica y de la producción de proximidad entre quienes residen en el casco urbano. Acciones que están encaminadas a asentar población y fomentar la producción local, explicaron en el ayuntamiento.

La propuesta del comisionado del reto demográfico, que también había sido recogida con interés en las asociaciones vecinales de la zona rural de Oviedo, plantea abrir la espita de las diversas posibilidades que surgen, como ha ocurrido en otros países, cuando la ciudad recupera su relación con el campo periurbano, combinando agricultura ecológica, ganadería en régimen de pastoreo y manejo forestal para producir alimentación de proximidad, energía renovable o paisajes menos matorralizados, descuidados y desaprovechados.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial ya había avanzado en agosto que, dentro de una posible colaboración con el Ayuntamiento de Oviedo que ya está dando sus primeros pasos, se ponía a disposición El Pevidal, sin uso y de titularidad regional, y los servicios técnicos y recursos de investigación como el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) para, tal y como plantea la propuesta de Izquierdo, llevar a cabo primero un proyecto piloto en el monte Naranco que tenga como base de operaciones de la gestión agroecológica esta finca.

También en agosto el concejal de Economía, Javier Cuesta, valoraba en agosto de forma positiva la propuesta agropolitana y las posibilidades que podrían surgir ligadas a esa recuperación de la relación campo-ciudad, como nuevas vías de comercialización entre productores y consumidores urbanos u oportunidades laborales emergentes.

 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Oviedo sienta las bases para ser la primera ciudad agropolitana de Asturias