Tres desgracias sobre la plaza de toros

El ayuntamiento anuncia por enénisma vez su intención de reconstruir el coso, que conserva poco del proyecto original de De la Guardia

Plaza de Toros de Oviedo, justo después de la Guerra Civil. Gravemente dañada en 1932, volvió a sufrir deterioro durante el conflicto
Plaza de Toros de Oviedo, justo después de la Guerra Civil. Gravemente dañada en 1932, volvió a sufrir deterioro durante el conflicto

Más de ochenta años median entre la foto que hay sobre estas líneas y la que se puede ver a continuación. Ambas son de la plaza de toros de Oviedo; la primera se tomó justo después de la Guerra Civil y en ella se puede apreciar el tremendo efecto del conflicto y las trincheras que se excavaron a sus pies, después de un incendio que la asoló antes, en 1932. Aún se ven las tres plantas, una de ellas desaparecida ahora. Desgraciadamente, y aunque fue más o menos rehabilitada en la posguerra, ha vuelto por tercera vez al punto de partida en su estado de ruina. Así pues, incendio, bombardeo y abandono.

Estado actual de la plaza de Toros de Oviedo, cerrada desde hacea años y que amenaza ruina
Estado actual de la plaza de Toros de Oviedo, cerrada desde hacea años y que amenaza ruina

Desde hace años amenaza con desplomarse y los sucesivos gobiernos municipales de distinto signo han manifestado su interés en no dejar en el olvido el edificio, que forma parte importante del patrimonio de Oviedo. Pero ninguno, ni el PP, ni el tripartito encabezado por el PSOE, hizo nada. El actual bipartito ha anunciado que en los presupuestos de este año habrá dinero para el edificio, que sigue esperando.

Irónicamente, se supone que es Bien de Interés Cultural (BIC). Pero tampoco el Principado ha mostrado un interés especial, salvo pensar en rebajar su nivel de protección para poder llevar a cabo algún proyecto de reconstrucción. Los vecinos de la zona han venido reclamando con insistencia ante el ayuntamiento que la plaza vuelva a su esplendor y que se le dé uso lúdico, como espacio de conciertos.

Detalle del mal estado de la fachada de la plaza de toros de Oviedo, construida en 1889 y actualmente en estado ruinoso
Detalle del mal estado de la fachada de la plaza de toros de Oviedo, construida en 1889 y actualmente en estado ruinoso

Construido según el diseño del gran Juan Miguel de la Guardia en 1889, el coso de Buenavista tampoco es ya el original, porque en 1932 un incendio obligó a su reforma integral y perdió una de tres alturas, que nunca recuperó. En 1957 se realizó una nueva remodelación integral, la última hasta su cierre por deterioro en 2008, bajo el gobierno de Gabino de Lorenzo, que lo dejó morir mientras llevaba a cabo otras obras farónicas en la ciudad. Las últimas corridas de toros se organizaron en las fiestas de San Mateo del año anterior.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Tres desgracias sobre la plaza de toros