La Catedral aplica un ERTE

La pandemia reduce los ingresos turísticos y obliga al Cabildo a retrasar los trabajos de restauración y recurrir a las ayudas estatales

Una de las puertas de la Catedral de San Salvador de Oviedo
Una de las puertas de la Catedral de San Salvador de Oviedo

El descenso turístico debido a la pandemia de la covid-19 también se deja notar en la Catedral de Oviedo. El templo ha tenido ha tenido que aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a los trabajadores que habían sido contratados para los trabajos de restauración que se llevan a cabo.

«Los meses de verano han sido muy débiles en entradas, por lo que nos hemos quedado un poco colgados», señala el deán Benito Gallego en una entrevista publicada por el boletín arzobispal. Dado que las visitas financian las obras y que ese dinero no se está percibiendo, hay algunas que tendrán que esperar.

«Estamos esperando que esto vaya solucionándose, porque todavía hay partes en la Catedral que tenemos que restaurar y recuperar, como por ejemplo las vidrieras sur», apunta Gallego. «Cuando les correspondía la restauración en virtud del Plan Director, vimos que lo más urgente eran las vidrieras del norte, que estaban más dañadas, y finalmente la restauración de las del sur habían ido quedando atrás, año tras año», añade.

El Cabildo, explica el deán, pensaba afrontar esta obra este año, después de finalizar todo el trabajo en los retablos. «La torre tiene, además, un piso que hay que recuperar. Ahora mismo está con una protección provisional para que no haya peligro cuando se sube», durante las visitas guiadas. «Pero no es ese el plan que teníamos previsto», reconoce. «Lo cierto es que resulta muy costoso al ser una labor que hay que realizar desde fuera, con un andamio ascensor, y ahora mismo tendrá que esperar».

La Iglesia acometía antes de la pandemia la recuperación de retablos, lo que sí se consiguió hacer. Gallego dice que «por un lado estamos contentos porque están restaurados los cinco retablos que habíamos previsto de la girola, y está también recuperada la capilla de los Vigiles, eso lo hizo el Ministerio de Cultura».

Éxito de los abonos

El templo planteó el año pasado «una interesante oferta cultural» de la que el deán se muestra satisfecho. «Es una tarea que al principio no sabíamos cómo iba a resultar, pero es una maravilla, también desde el punto de vista pastoral, porque tratamos mucho a la gente que viene. Desde León se nos hizo la sugerencia de crear un plan para hacer abonados que pagarían una cuota anual y tendrían un trato especial. Es una iniciativa que nos ha dado muchas alegrías y que nos ha permitido tener un contacto personalizado con personas de diversos lugares». Cuando se retome la normalidad, volverán a renovar esos abonos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La Catedral aplica un ERTE