La maldición de un palacio barroco

DANIEL ROIG

OVIEDO

La casa de los Llanes, en la plaza de la Catedral y junto a la capilla de la Balesquida, justo después de la Guerra Civil. Se aprecian los daños que afectaron a las ventanas, pero no sufrió impactos directos
La casa de los Llanes, en la plaza de la Catedral y junto a la capilla de la Balesquida, justo después de la Guerra Civil. Se aprecian los daños que afectaron a las ventanas, pero no sufrió impactos directos

La casa de los Llanes se reduce ya a un cascarón vacío, mientras las últimas tormentas amenazan con derribar lo que queda de la fachada

25 feb 2021 . Actualizado a las 13:02 h.

En pleno centro de Oviedo, la casa de los Llanes, antaño un elegante palacete frente a la Catedral, se ha convertido en un cascarón vacío. Después de décadas de litigios y abandono, apenas queda la fachada que, además, resultó dañada con los últimos temporales de principios de este año.

Un grupo de operarios intentaba ayer asegurar de alguna manera los restos del palacete, también llamado Casa Maqua, en la plaza de Alfonso II El Casto. En su momento fue un edificio en forma de L alrededor de la capilla de la Balesquida y con salida a la plaza Porlier, pero ya no existe más que la fachada.

Los operarios intentan consolidar lo que queda de la fachada barroca de la Casa de los Llanes (o casa Maqua) frente a la Catedral de Oviedo
Los operarios intentan consolidar lo que queda de la fachada barroca de la Casa de los Llanes (o casa Maqua) frente a la Catedral de Oviedo © DANIEL ROIG

La historia de la casona es larga y, en los últimos años, muy penosa para el catálogo patrimonial ovetense. Según la ficha urbanística municipal, fue diseñada en el año 1774 por Fray Pedro Martínez y construida 34 años más tarde. Durante la Guerra Civil sufrió algunos daños, aunque no graves, y en 1942 se reconstruyó levantando un piso más, que se elevaba sobre la Balesquida. Gozaba de catalogación, aunque no de la máxima protección patrimonial.