La selección de Leo


En Argentina todo es posible dentro de lo imprevisto y la selección no es inmune a esta situación. Las contradicciones son el pan nuestro de cada día. La presión del país se traslada al deporte más popular del planeta y haber perdido tres finales seguidas -Copa América, Copa América Centenario y Copa del Mundo- es un motivo de crítica y de duda. Messi, considerado por muchos como el mejor jugador del mundo, no está exento a los comentarios del ánimo popular. «Messi no es líder», dicen algunos críticos dudando de su capacidad, pero al mismo tiempo ‘«Messi elije a los jugadores y pone a los amigos».

Una contradicción obvia de un país que tiene la forma de un signo de interrogación y que no logra encontrar su respuesta. Los tiempos han cambiado, las comparaciones con Maradona como líder y como jugador están de más. Maradona ganó con su equipo el Mundial y por eso es idolatrado a pesar de fracasar en su vida personal; sin embargo Messi, un ejemplo de virtud con su familia y en la cancha -estimado por sus compañeros de equipo- y a su manera un líder diferente, no ha logrado el Mundial para su país. Un vídeo circula en las redes: ¿qué diferencia a Messi y Maradona? Y muestra las notables jugadas de ambos en sus equipos en los partidos de la selección; la diferencia es que los compañeros de Maradona hacen los goles y los de Messi no. ¿Está claro?

Esta es la última oportunidad de una camada excelente de jugadores de más de 30 años, pero Argentina llega al Mundial sin haber jugado partidos de envergadura -el último fue en marzo, cuando perdió con España 6-1- y con un técnico que aún no definió el esquema en cuanto a la manera de jugar.

Hoy debuta Argentina. La pasión va a tomar el control del país olvidando momentáneamente la inflación, la corrupción y las prioridades de una sociedad. ¿Cómo se puede exigir excelencia a un equipo, si los dirigentes deportivos, ni los torneos locales -en la cancha solo pueden ir los locales por prevención a la violencia- ni los gobiernos lo son? Es invierno, el escepticismo se nota en el rostro de los ciudadanos, en el hablar de las calles, pero este mes estaremos todos pendientes del fútbol, olvidando todo lo demás; esperando por arte de magia que el genio de Messi nos muestre el camino para ser campeón.

Tito Vázquez, ex tenista ourensano, fue capitán del equipo argentino de Copa Davis

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La selección de Leo