La bota de oro es de Maguire

.

Los partidos por el tercer y cuarto puesto solían tener antes algo de torneo de verano. Hoy esos cien minutos en el expositor los convierten en un spot en el cual cada uno de los jugadores con cartel trata de reajustar el tracking de su cotización en el mercado. El que más trató de lucirse ayer -hasta el pavoneo- fue Hazard, que quiere salir a toda costa de esa nave a la deriva que es el Chelsea. Como Courtois o Willian, también revalorizados estas semanas. O Sterling, a quien ?visto lo visto- no ficharía ya ni el Salmantino. ¿Quién quiere quedarse en un equipo de Abramóvich entrenado por un energúmeno machista y experto en peinetas como Maruzio Sarri? De los 22 que corrían en San Petersburgo, entre belgas e ingleses, casi la mitad pertenecían al propietario del Tottenham, Daniel Levy. Es un tipo de cuidado: el mandatario que cobra más de toda la Premier. Como para atreverse a hacerle la noche de ronda a alguno de sus muchachos. Levy se aseguró el cromo de la Bota de Oro para Kane ?a quien acaba de renovar por 6 años- cuando Roberto Martínez tuvo el acto despiadado de sacar del partido a Romelu Lukaku a falta de media hora. Con 4 dianas, Lukaku estaba a solo dos de igualar con Kane. Cambiar así a Lukaku es cruelmente puñetero.

Kane va a ser la Bota de Oro más insustancial desde la que ganó Salenko en el Mundial de Estados Unidos 94. Salenko le hizo en una tarde cinco goles a Camerún y otro a Suecia, todos inútiles. Kane comenzó este Mundial abusando de un doblete a Túnez y un hat trick a Panamá. Pero cuando llegó a la zona de los héroes se conformó con acertar un penalti ante Colombia. Para mí, la Bota de Oro moral es para Maguire, el defensa del Leicester. Solo hizo una diana, cierto. Pero su cabeza siempre estuvo allí. Es la versión perfeccionada de Alexanco. La épica de la nariz y del RH negativo del defensa norteño. Lo veía ayer, de nuevo ubícuo, a punto de cabecear el empate. Y me parecía estar ante una foto en sepia del legendario Real Unión de Irún.

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

La bota de oro es de Maguire