El Mundial se gana


En el 2010, en Sudáfrica, España encandiló al mundo levantando el título con un juego asombroso, estético y ganador; en el 2012 lo ratificó con una Eurocopa y, a partir de ahí, miles de entrenadores, equipos y selecciones decidieron seguir ese modelo. Así, en el Mundial de Brasil el alumno más aventajado, Alemania, lo bordó y maravilló a todos con el mismo estilo, e incluso mejorado. En el campeonato recién terminado esto no va a ocurrir. Nadie va a copiar el estilo de Francia, sencillamente porque no hay un modelo. Pero ¿es realmente importante eso? ¿Es que ser campeón de un torneo de esta magnitud lleva implícito implantar un estilo que perdure en el tiempo? Yo no lo creo.

Francia ha sido la mejor selección y su triunfo es incontestable. Otras han hecho méritos, desde luego, pero nadie ha podido con esta selección, que no ha ido de más a menos, ni de menos a más, lo que ha hecho es competir desde el primer día con una claridad de ideas indestructible.

Los franceses hicieron en la Eurocopa pasada un gran campeonato, mucho mas brillante que en este Mundial, pero en la final en su casa vieron cómo Portugal les quitaba un título que ya creían ganado, porque el combinado luso era peor, sin duda, pero ganó justamente. En mi opinión, Francia desde ese día empezó a ganar este Mundial.

En esta selección han jugado futbolistas que acababan de conquistar la Champions, la Liga Europa, la Liga española y la francesa, y otros que no han levantado ningún torneo. Sin embargo, Deschamps ha puesto a todos al mismo nivel. Ninguno ha venido a este campeonato a un escaparate para lucirse, todos han sido uno solo, un gran equipo, nadie por encima de nadie, solidarios, bregadores, brillantes, todos hicieron las mismas labores. El resultado está claro y el porqué también: vinieron a ganar el Mundial.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Mundial se gana