Un Mundial en diez momentos

El gran torneo de selecciones dejó detalles memorables y otros para olvidar cuanto antes

.

El Mundial de Rusia 2018 ya es pasado, pero deja diez grandes momentos para el recuerdo.

Despido de Lopetegui

España, el mayor drama. El mayor drama del Mundial lo escribió quizá España, y eso antes de saltar al campo. A dos días del debut de la campeona del mundo del 2010 ante Portugal, la federación despidió a Julen Lopetegui. La medida fue una respuesta radical al fichaje del técnico por el Real Madrid, gestado mientras la selección estaba ya en la recta final de su preparación para el torneo. Como sucesor de emergencia asumió el inexperto Fernando Hierro, hasta ese momento director deportivo. Las turbulencias no impidieron que España firmara un 3-3 en su debut ante Portugal en un duelo de alto voltaje. A partir de ahí fue cuesta abajo y el triste adiós mundialista al genio de Andrés Iniesta llegó en octavos ante Rusia.

Buen papel del anfitrión

Rusia, la sorpresa en cuartos. El anfitrión arrancó el torneo como la peor de las 32 selecciones, pero encendió la pasión del alma rusa desde su debut, donde desmontó con un impactante 5-0 a Arabia Saudí en el estadio Luzhniki. En octavos dio el gran golpe al eliminar a España en los penales con un Igor Akinfeev vestido de héroe en la patria del arquero Lev Yashin. En cuartos alcanzó de nuevo la tanda de penaltis, pero la anfitriona se despidió ante Croacia.

Espectáculo cristiano

El apagarse de la estrella lusa. Cristiano Ronaldo llegó a Rusia sin haber brillado en los Mundiales. Empecinado a sus 33 años en postularse al título de mejor futbolista del mundo, el insaciable atacante luso dejó su huella con un tremendo triplete para arrancarle él solito el 3-3 a España en su debut. El portugués, sin embargo, se fue desinflando y su selección cayó en octavos ante Uruguay.

El mundial del VAR

La tecnología, decisiva. El videoarbitraje (VAR) tuvo su estreno en Rusia 2018 y no dejó a nadie indiferente. El histórico primer uso del VAR ocurrió en el Francia-Australia, donde fue determinante para el 2-1 final, después de que el árbitro decidiera consultar el videoarbitraje para conceder un penalti a Antoine Griezmann. La polémica, sin embargo, no acabó del todo y en la final los croatas se quejaron de un posible fuera de juego en el 1-0 y de la infracción señalada por el argentino Pitana tras una mano de Perisic en el área.

El fantasma de Messi

Ausente desde el himno. Se esperaba mucho de Lionel Messi en Rusia, pero el astro argentino abandonó el Mundial sin pena ni gloria. Hubo un partido, en la segunda jornada ante Croacia, en el que fue simplemente un fantasma. Desconectado desde el himno, el astro del Barcelona no pudo salir al rescate de su Argentina, que perdió 3-0. La albiceleste se despidió del torneo en octavos ante Francia y Messi quizá dijo adiós a su última oportunidad de ganar un mundial. A Catar 2022 llegaría con 35 años.

Debacle alemana

Temprano adiós del campeón. La campeona de 2014 llegó al Mundial como favorita, pero en Rusia le asaltaron males sobre los que aún se especula: el cansancio, la autocomplacencia, la falta de hambre. Después de caer en su debut ante México, los germanos parecían contra las cuerdas ante Suecia, cuando, en el último suspiro del partido, sacaron a relucir la épica con un gol espectacular de Toni Kroos. Solo aplazó la debacle final hasta el siguiente partido. Una derrota por 2-0 ante Corea del Sur y una histórica eliminación en primera ronda.

El esprint de Mbappé

Mejor jugador joven. La perla francesa Kylian Mbappé se postuló como estrella del Mundial con un esprint memorable ante Argentina en octavos. No había transcurrido un cuarto de hora cuando Mbappé arrancó en su campo y avanzó imparable hasta que Marcos Rojo no vio otra salida que derribarlo ya frente a su portería. Alcanzó en su galopada casi los 38 kilómetros por hora y el penalti abrió la puerta a la victoria por 4-3 de Francia. El atacante, de 19 años, fue elegido estrella joven del torneo.

Neymar, por los suelos

España, el mayor drama. Neymar se despidió del Mundial por la puerta de atrás, ofreciendo un nivel por debajo de lo esperado para un futbolista llamado a comerse el futuro y el presente. Sus simulaciones y exageraciones fueron constantes y exasperaron a la mayoría de sus rivales. «Es una vergüenza para el fútbol», llegó a decir de él el seleccionador de México, Juan Carlos Osorio.

Bélgica como referente

Una remontada épica. La Bélgica de Eden Hazard y Kevin De Bruyne jugó por momentos el mejor fútbol del torneo e hizo soñar a muchos con que había llegado la hora de colocar una nueva estrella en el firmamento de los campeones. En cuartos mandó a casa a Brasil, pero la auténtica exhibición belga fue la increíble remontada de 3-2 ante Japón en octavos. Los diablos rojos perdían de manera impensada 2-0 a unos 20 minutos del final, cuando decidieron sacudirse todos los complejos. Empataron en cuestión de seis minutos y en el 94 liquidaron brutalmente a los nipones con una contra de libro.

Título para francia

Módric, el mejor del torneo. Bélgica perdió en semifinales precisamente ante Francia, que derrotó después en la final a Croacia por 4-2 en un duelo memorable. La selección dirigida por Deschamps llegaba como favorita y cumplió con las expectativas pese a la resistencia de un rival guiado por Modric, elegido mejor del torneo. Fue la segunda estrella mundial para Francia, que cuenta además con una plantilla llena de talento y juventud para dominar los próximos años.

Valora este artículo

0 votos
Tags
Comentarios

Un Mundial en diez momentos