El gazapo asturiano de una concursante de «QQCCMH»

El programa visitó Ribadeo y cometió el error de situar en la localidad un palacete situado en Castropol


Redacción

¿Quién quiere casarse con mi hijo? sigue siendo uno de los programas más frikis de la televisión. Las madres que buscan pareja para sus hijos se superan edición tras edición, al igual que las aspirantes a conquistar el corazón de los concursantes (y el de sus madres, claro). El casting se supera cada vez más y las pretendientas son cada vez más carne de meme. 

En el último capítulo, una de las parejas de madre e hijo, y las dos aspirantes, se acercaban a Ribadeo para intentar conocerse mejor. Se trataba de David, que se definía para el programa como un soltero de oro, de 27 años que vive en Madrid. «Vivo cómo si me hubiera tocado el euromillón. Tengo una pequeña chozita de nueve dormitorios y ocho cuartos de baño, un garaje para ocho coches, con tres mil metros de parcela, con una piscina exterior bastante grande, con pista de pádel, pista de tenis, pista de baloncesto…», explicaba. Junto a Charo y dos de sus pretendientas llegaba al hotel Palacete Peñalba, que pese a que el programa situaba en Ribadeo (Galicia), realmente está en Castropol (Asturias).

Al llegar, Sandra, una de las pretendientas ya mostraba su disgusto:«No me gusta Galicia, ¡qué vintage, retromoderno!», aseguraba la joven de 20 años quejándose de que no había ascensor.  Y más tarde declaraba una de las que quedará ya incluida en las perlas del programa: «Perdonadme todos los galincianos, ¿cómo se dice la gente de Galicia? Bueno perdonadme los de Galicia porque no me gusta Galicia para nada». 

La joven ya es conocida por los telespectadores de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? por sus declaraciones en un programa anterior: «La gente me dice que tengo voz de locutora porno así que si no me va bien en la música, me dedicaré a los teléfonos sexuales», aseguraba. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El gazapo asturiano de una concursante de «QQCCMH»