santiago / la voz

Digitalizadas es un proyecto de Google.org, la Fundación Cibervoluntarios y la Fundación Mujeres, que tiene como objetivo formar a partir del mes de abril, y durante un año y medio, a cinco mil mujeres del ámbito rural en las nuevas tecnologías. La capital de Galicia acogió la presentación de este programa que tuvo como madrina a la reina Letizia, quien hizo hincapié en la necesidad de romper la brecha digital de género y territorial. Recordó en su intervención que hace unos días una ingeniera le contaba cómo en primaria niños y niñas tienen las mismas destrezas en las llamadas materias STEM -de ciencias y tecnología-, «pero por razones muy complejas, que tienen que ver con creencias culturales o perpetuación de roles tradicionales, en secundaria las chicas no deciden continuar estudiando estas disciplinas».

Ante esta realidad, la reina defendió Digitalizadas como un plan que demuestra que la unión y colaboración entre sociedad civil, empresa privada y administraciones públicas funciona. Galicia tiene la mitad de los núcleos de población de España y 369.000 mujeres viven en el rural gallego, unas cifras que explican que esta comunidad fuese la elegida para dar a conocer un proyecto en el que ya pueden inscribirse todas las mujeres de zonas rurales que lo deseen. De hecho hay una página web, digitalizadas.org, en la que el único requisito que se pide para esta formación, gratuita y presencial, es que haya al menos ocho mujeres por localidad.

La formación, de 18 horas máxima, consiste en tres talleres, uno de alfabetización, otro de empleabilidad y otro de emprendimiento, y cuenta con la colaboración del Ministerio de Sanidad. Yolanda Rueda y Marisa Soleto, de Cibervoluntarios y la Fundación Mujeres, recordaron que su intención es llegar al menos a diez comunidades, y además a las mujeres que participen se les ofrecerá después la posibilidad de seguir formándose en competencias digitales a través del programa Google Actívate. En el acto intervino la ministra de Sanidad, quien defendió el papel de las nuevas tecnologías para romper barreras de tiempo y distancia, el director de asuntos públicos de Google, Francisco Ruiz, el presidente de la Xunta y el alcalde de Santiago.

«Solo manejaba el ordenador al limpiarlo»

Carmen Cao vive ahora en A Coruña, pero nació en una pequeña aldea. Sin apenas estudios, su primer contacto con un ordenador fue a través del que compró a su hija, con una discapacidad, para que pudiese trabajar en casa. «Solo lo manejaba cuando lo limpiaba», contó en la presentación de Digitalizadas. Un día, paseando por la calle entró en un centro cívico, y ahora «doy las gracias a quien inventó estas cosas, los ordenadores y el móvil». Porque Carmen es ya una asidua de las redes sociales, se comunica con amigas y familiares que viven fuera, y avisa: «si alguien me quiere contactar, que me busque en Facebook».

El relato de Carmen fue la intervención más entrañable de la jornada, pero no la única. Maite de Dios, de Tábara, una localidad de Zamora; y María José Álvarez, de un pueblo de Sevilla, son otros dos ejemplos de cómo las nuevas tecnologías empoderan a las mujeres del rural e incluso pueden ser una interesante vía de negocio. En el caso de María José, por ejemplo, tras quedarse en paro comenzó a vender sus muñecos de ganchillo a través de Internet, «y ahora mi cliente principal es Estados Unidos, y tengo peticiones de Australia, Singapur y de otras partes del mundo». Maite, de 24 años, nació ya en el mundo de las nuevas tecnologías, pero consiguió utilizarlas para revitalizar el hotel restaurante de sus padres, ubicado en uno de los caminos de Santiago, «y a través de la redes sociales y la página web ahora tenemos el doble o triple de clientes que hace unos años».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La reina visibiliza un plan para formar digitalmente a 5.000 mujeres del rural