Falta de aptitud

Pablo Acebal
Pablo Acebal GIJÓN

SPORTING 1905

Abelardo
Abelardo Miguel Suarez

Cuando pierdes 1-3 en tu estadio y lo mejor del partido es el resultado, poco más se tiene que añadir. Sería un buen resumen.

22 nov 2016 . Actualizado a las 11:29 h.

Cuando pierdes 1-3 en tu estadio y lo mejor del partido es el resultado, poco más se tiene que añadir. Sería un buen resumen. Lo cierto es que el Sporting ha tocado fondo y lejos de las connotaciones negativas que ello conlleva podemos sacar algo positivo: La cosa no puede ir a peor. Va a ser difícil jugar peor que este domingo.

De todos modos y ya de una manera más serena, discrepo bastante de muchas opiniones vertidas, desde todos los ámbitos, nada más acabar el encuentro. Discrepo sobre todo de los pitos a los futbolistas. Los entiendo pero no los comparto. Quizás sea porque también fui víctima de ellos en algún momento y sé lo que sufre un futbolista cuando los recibe. Pocas sensaciones hay más frustrantes para un jugador en un terreno de juego que la de ser silbado por su propia afición.

Por otro lado, en ningún sitio ha quedado demostrado que silbar a un futbolista ejerza sobre su juego un efecto positivo, más bien lo contrario. Repito que los entiendo. Un equipo tiene que transmitir algo más para que la afición no se encabrone. Algo, lo que sea. Al fin y al cabo al público del Molinón nos basta bien poco para ponernos en pie y animar al equipo.