La Pizarra: Herrera recupera la garra del Sporting

Análisis del partido desde el prisma del técnico

Barba
Barba

Paco Herrera llegó con una pequeña crisis de confianza al Tourmalet de tres partidos de competición ligera en siete días y hasta el momento lo está superando con un notable, especialmente si tenemos en cuenta los malos resultados que suele obtener el Real Sporting de Gijón en éste tipo de semanas.

Pero no sólo él tiene el mérito, también su cuerpo técnico, puesto que ayer se puso a prueba la condición física de la escuadra asturiana, primero con sólo dos alteraciones en el nuevo once, Isma y Lora por Santos -lesionado- y Calavera; y después con las sendas lesiones en mitad de la primera parte por parte del citado Lora y Rober Canella, lo que dejaba un solo cambio disponible para el resto del encuentro, con el consiguiente desgaste para sus hombres.

La táctica

Herrera volvió a apostar por el doble pivote con Bergantiños, ofreciendo libertad a Carlos Carmona y Rubén García, mientras Isma López trataba de abrir el campo y aportar profundidad. Sin olvidar la aportación de los laterales doblando por banda, gracias al equilibrio aportado por el mediocampo.

Salvo momentos puntuales, el bloque trabajó bien a nivel global y dio un paso adelante respecto al desarrollado el pasado fin de semana frente al Sevilla Atlético. De hecho se logró dejar la portería a cero frente a una Cultural Leonesa que se trata de los mejores clubes a nivel ofensivo de Segunda División. Se trató de la primera derrota de los hombres de Rubén de la Barrera como locales, un Reino de León donde han perdido el Osasuna y Huesca, mientras el Almería y el Valladolid no pasaron del empate.

El balón parado

Sigue dejando algunas dudas, pero por segunda jornada consecutiva se anotó un gol gracias a él y bajo el mismo protagonista, Sergio Álvarez. En la jornada de ayer se pudieron ver algunos intentos de estrategia que acabaron en tropiezos entre jugadores o desmarques mal coordinados. No obstante, se nota un avance en la materia, como ya ocurrió el sábado en El Molinón, cuando el citado Sergio marcó una jugada de estrategia sobre la que se insistió en repetidas ocasiones el día previo durante el entrenamiento.

Los cambios

El cuerpo técnico se encontró un triple problema con las lesiones durante la primera parte de Alberto Lora y Rober Canella, que a su vez le dejaron con un cambio en la recámara para el resto del partido. Sin embargo, la apuesta por Calavera y Moi Gómez, con el consiguiente retraso en la posición de Isma López, supuso una mejora en el equipo.

Por último, Herrera volvió a dar descanso a un Stefan Scepovic que apunta a titular el próximo viernes en Gijón. Su sustituto fue Borja Viguera, que no estuvo muy acertado pero realizó alguna incursión de mérito y prosiguió la lucha del serbio con los centrales locales.

Valora este artículo

5 votos

La Pizarra: Herrera recupera la garra del Sporting