El regreso del Abelardismo al Sporting

Herrera recupera la estrategia de la primera etapa del Pitu para retomar el pulso de la competición

Abelardo
Abelardo

Después de tocar varias teclas, Paco Herrera parece haberse decantado -al menos para el corto y medio plazo- por la estrategia del Sporting de los guajes invencibles que comandó Abelardo Fernández.

El técnico ha probado y pensado diversos sistemas de juego, con sus variantes más o menos ofensivas. Pero la mala imagen ofrecida en las visitas a Soria, y especialmente a Pamplona, le supuesto un notable cambio de visión.

Frente a Osasuna intentó sin éxito ganar el encuentro desde la posesión, sin extremos y con una gran acumulación de hombres por dentro -Carmona, Rubén, Moi Gómez, Álex López, Scepovic y Sergio-, dejando los flancos libres para los carrileros al jugar con dos hombres interiores y dos mediapuntas; algo que ciertamente estuvo lejos de crear seguridad ofensiva y defensiva.

Con el paso de las semanas, Herrera ha ido apostando por el doble pivote con la entrada de Álex Bergantiños para aumentar las coberturas defensivas; se dio prioridad al aumentó de la intensidad frente al toque; se recolocó a Carlos Carmona al flanco diestro como en los tiempos de Abelardo; Pablo Pérez se ha convertido en un habitual en la rotación desde el banquillo para las segundas partes; y hasta Isma López ha reaparecido en las mente del cuerpo técnico, un hombre clave para Abelardo, que a su vez viene a completar el estilo del asturiano, buscando un rol similar al de Jony en el extremo zurdo con su aportación defensiva y capacidad para abrir el campo, como contrapunto al costado contrario de Carmona. En ese sentido, el navarro está poniendo en duda la titularidad de Santos en banda.

La portería a cero como gran mandamiento

27 goles en 42 jornadas, esa es la cifra alcanzada por los guajes en el último ascenso del Real Sporting de Gijón. En la décima jornada ese equipo acumulaba 8 goles en contra, por los 7 del actual.

Además, existe un dato reseñable que puede hacer entender mejor el cambio de estilo. Los rojiblancos no acaban de encontrar un abundante caudal ofensivo y solo han conseguido ganar si dejan la portería de Mariño a cero -a excepción del empate en Alcorcón por 0 a 0-. Cuando el Sporting ha encajado uno o más goles, no ha sido capaz de obtener el triunfo.

Valora este artículo

6 votos

El regreso del Abelardismo al Sporting