Crónica: Este Sporting es un Rayo

El Sporting gana (1-0) y deja el ascenso directo a dos puntos

Sporting
Sporting

Gijón

En el día de la lluvia llegó, por fin, el partido que tanto anhelaba el Pipo. La escalada tenía, en la fría noche de hoy, cumbre. El Sporting venció (1-0) por segunda vez en una semana al líder en uno de los partidos más duros del año y dispara sus opciones de ascenso directo. Quinta victoria consecutiva y los puestos de privilegio se quedan a solo dos puntos.

Álex Pérez por Juan

Venía el cedeirés de hacer cumbre en El Alcoraz pero los galones son los galones. Dos semanas fueron demasiado para la paciencia de Alex Pérez. El espigado zaguero madrileño es indiscutible para el Pipo y, protegido por un casco, regresó al once titular para acompañar a Guitián. 

Gran Rayo

A estas alturas la clasificación puede ser cualquier cosa menos mentirosa. El Rayo demostró desde el pitido inicial que le sobran argumentos, valentía y fútbol para asaltar el ascenso. Armados bien por dentro y con una línea de mediapuntas, Trejo, Embarba, Bebé, excelsos. El Sporting parecía algo confuso ante el atolladero que supone que te discutan la hegemonía en casa. No estaba dispuesto el equipo del Pipo a asumir un rol secundario, pero enredarse en una discusión por la posesión parecía, todavía, peor opción.

 Impronta de Bergantiños

La tuvo Rubén, con una potente falta, pero encontró en el larguero un enemigo poderoso. Antes lo habían intentado, con el mismo éxito, Embarba y Bebé. El Rayo sometía al Sporting con posesiones, en apariencia inertes, para extenuar al doble pivote fuerte. Una vez que superaban la línea enemiga aparecía Trejo para amedrentar la retaguardia. A la media hora, más o menos, empezó a emerger, de nuevo, Álex Bergantiños. El gallego, que tiene el don de la omnipresencia, era el más convencido del plan: robar y salir.

Tras el descanso llegó la mejor ocasión visitante. Córner mordido, fallo de Sergio en el primer palo, tremendo lío en el área y silencio. Lluvia de rebotes y primero Mariño, después Guitian, por dos veces, y al final Sergio, con la mano, evitaron el canto de Raul De Tomás. Un segundo que pareció más largo que una sala de espera en el hospital. 

 Nano Mesa por Rubén García

No le estaba gustando nada el panorama al Pipo qe cortó por lo sano. Cambio de táctica. Rubén, que no estaba mal, por Nano Mesa. Doble ariete. Y la valentía suele tener premio. El Sporting encontró lo que antes no tenía: espacio. El equipo vallecano erró pero estos son sus principios: plácida salida de balón,pérdida y gol. Jony, que es un lobo, se hizo con la cartera y se fue directo a comisaría. Encontró a Santos que alzó el balón a Carmona pero encontró un aliado inesperado en Elustondo. Gol con ayuda.

Minutos de infarto

El tanto no aturdió al equipo vallecano. El líder se lanzó a tumba abierta: o todo, empate, o nada. Apareció, de nuevo, Mariño para frenar la guerra de misiles de Bebé. Diez minutos de infarto y de alto voltaje. Aguantó de pie el Sporting que se lanza como un Rayo. Quinta victoria consecutiva que deja el ascenso directo a dos puntos. 

Alineaciones

 Real Sporting de Gijón: Mariño; Calavera, Álex, Guitián, Canella; Bergantiños, Sergio, Carmona (Pablo Pérez min 86), Rubén (Nano Mesa miin 57), Jony ; y Santos (Nacho min 80)

Rayo Vallecano: Alberto; Baiano, Abdoulaye Ba, Dorado, Unai López; Elustondo (Cerro min 80, Bebé, Trejo (J. Guerra min 74), Embarba (Armenteros min 60), De Tomás

 Goles: 1-0 Elustondo (p.p min 65)

Valora este artículo

12 votos

Crónica: Este Sporting es un Rayo