Crónica: Este Sporting también sabe sufrir

El Sporting vence y vuelve a ser líder en un partido sufrido, con una floja segunda partr

Sporti
Sporti

Gijón

A sufrir nadie te enseña; se aprende con el hábito, sufriendo. Lo hizo el Sporting, que vuelve a ser líder tras vencer (2-1) . Los rojiblancos protagonizaron un partido gris con dos partes bien distintas. Un primer tiempo notable, con dos goles en cinco minutos, y un segundo tramo muy sufrido, que sirve para dignificar la enorme trayectoria del equipo. Séptima victoria consecutiva, novena en El Molinón.

Barba, de nuevo titular

No sorprendió el Pipo con su despliegue inicial en el verde. Regresaba a la faena el romano Fede Barba, con Álex Pérez, apercibido, en plan reserva para la cita de Valladolid. Salió algo plomizo el equipo de Baraja, sin el nervio que acostumbra a exhibir, siempre, al inicio de los partidos. Alguna tímida arrancada de Jony para confirmar que su rodilla, algo maltrecha, está para competir y poco más.

El equipo de López Garai aprovechó la timidez local para asentarse y asomar por los aledaños de la guarida de Mariño. Armados por dentro, con Lekic como punta, y con dos bandas rápidas, Carbiá y Yoda, dispuestas a inquietar más de lo esperado. Precisamente Carbiá se aprovechó de una imprecisión en la marca de Calavera para lanzar un directo, con la respuesta felina de Mariño, aliado con el travesaño.

Pegada 

Pero este Sporting maneja los tiempos del partido. Consciente de su condición y capacidad, espera su momento para abofetear al rival, descompuesto casi por inercia. No hay visitante que no sufra en El Molinón, todos tiene sus diez minutos de misericordia. Al equipo catalán, que había empezado de pie, le llegó su compasión pasado el primer cuarto de hora. Dos jugadas; una colectiva, con un despiste de Álex Menéndez, y otra de perfecta estrategia, mérito, también, del banquillo, fueron suficientes para hacer el 2-0 casi sin tiempo para asumir la condena.

El primero obra del ariete de San Cristóbal de La Laguna, una fotocopia de Santos, en lo que ya se puede llamar un acierto, otro, de la dirección deportiva, y el segundo de Carmona, tras un perfecto ensayo, que ratifica la importancia del equipo técnico del Pipo.

 Caraja rojiblanca

El descanso fue una rémora para el vértigo rojiblanco, que se quedó en la caseta. Fatigados, incluso torpes, reanimaron a un Reus, con ganas de competir hasta el noventa. Tras un saque de esquina, Atienza, se elevó por encima de todos, encontró el larguero, pero, después, Olmo, estuvo más rápido para recortar distancias. El partido, que parecía ya sentenciado, entraba en trance.

La alfombra de El Molinón parecía un enemigo para el equilibrio del ataque rojiblanco, con Jony y Rubén por los suelos. Los de Garai se desmelenaron y empezaron a hacer vida en el área de Mariño, enfadado ante la fragilidad de los suyos. Yoda reinó entre el desconcierto. Y el nerviosismo brotó entre todos, con un Baraja desesperado, en pleno baile gestual. Cada jugada parecía la antesala al empate, que ya era justo.

 Baraja agota cambios

Actuó Baraja que llamo al orden a los suyos, consciente que la partida amenazaba en tablas. El Pipo agotó cambios con la triple entrada de canteranos: Nacho, Pablo y Castro, tras dos meses de castigo. La presencia del luanquín, siempre útil, agitó, algo, la presión rojiblanca, antes demasiado lejana. 

El encuentro entró en fase final con el Reus desbocado en la búsqueda del empate. Cada saque de esquina parecía una guerra desigual entre gigantes y enanos. Todo para los naranjas, con los rojiblancos mermados por la ausencia del rascacielos, Álex Pérez. Llegó, con más sufrimiento que nunca y en un partido trampa, una victoria sufrida, de las que devuelven al equipo a la realidad y, también, sirven para recordar que un ascenso, nunca, es fácil. 

Alineaciones

Real Sporting de Gijón: Mariño; Calavera, Guitián, Barba, Canella; Bergantiños, Hernán (Nacho Méndez min 67); Carmona, Rubén, Jony, y Nano Mesa (Carlos Castro min 79)

Banquillo: Whalley, Castro, Lora, Isma, Pablo, Álex Pérez y Nacho.

Alineación Reus: Badía, Olmo, Miramón( Haro min 77), Atienza, Álex Menéndez, Gus Ledes, Juan Domínguez, Carbiá (Mayor min 66), Guzzo (Carbonell min 46, Yoda y Lekic.

Banquillo: Sillero, Iñiguez, Cámara, Haro, Carbonell, Mayor y Tito.

 Goles: 1-0 Nano Mesa (min 20) Goles 2-0 Carmona ( min 30) 2-1 Olmo (min 50)

Valora este artículo

10 votos

Crónica: Este Sporting también sabe sufrir