Crónica: Sporting 2-1 Albacete

El Sporting vence (2-1) con un gol agónico que sirve para recuperar el liderato y que acerca el ascenso


Lo marcó Carmona, pero fue el gol de todo el sportinguismo. El equipo de Baraja sumó una de esas victorias de corazón, de ascenso. Cuando el partido asomaba por el final, apareció el mallorquín para hacer el gol más agónico e importante de la temporada. Victoria (2-1) y el Sporting recupera el trono, a falta de cinco semanas. Locura en El Molinón.

 Inicio con siesta

Tardó el equipo rojiblanco en entrar al verde, unos veinte minutos. Algo sometido por el plan del Albacete de Enrique Martín. Los visitantes tenían muy claro que para hacer daño debían limitar su búsqueda a un hombre: Román Zozulia. El ucraniano, firmado por Miguel Torrecilla para el Betis, era el faro visitante, el jugador más peligroso del equipo. Por su parte, el Sporting, con los mismos hombres que en Cádiz pero con la sorpresa de Álex López en el banquillo, se incorporó tarde: lento, torpe, algo falto de ritmo. Al doble pivote fuerte, acostumbrado a mandar, le estaba costando ganar la batalla de la medular, ante la presencia de tres rivales por dentro.

Aparece Jony

Tras unos veinte minutos de sesteo, el equipo rojiblanco se envalentonó. Todo lo que antes era blanco, ahora era rojiblanco. Carmona, aparecía por dentro, y Jony por fuera para desajustar la firme defensa de cinco del Alba. Jugando a las cuatro esquinas, el Sporting desvistió al equipo de Martín. Lo desnudó. Arroyo no podía contener las galopadas de Jony. Y el cangués, con la ambición de siempre, terminó por celebrar por insistencia el primero. 1-0. 

El tanto rojiblanco no cambió en exceso el partido. El Sporting seguía sin estar del todo cómodo, aunque, de momento, no sufría en área propia. El Albacete, como al inicio del partido, lo dejaba todo a una segunda jugada, provocada por Zozulya. Pero el colegiado andaluz, Figuero Vázquez tenía planes mejores. En una jugada más que duda, por vestirlo de incertidumbre, Jony rozó, por detrás, a Arroyo. Para Vázquez sí que hubo arrollo porque además del penalti, también enseñó amarilla. Dani Rodríguez, con el consiguiente cabreo de El Molinón, no perdonó y empató el encuentro. El cabreo de Jony, enrabietado, casi le cuesta la segunda tarjeta en dos minutos. Se hizo el loco, Figueroa Vázquez, y todos fueron a calmar al cangués. 

 Tomeu Nadal sostiene al Alba

Tras el descanso, Baraja mandó a tres hombres a calentar: Pablo, Castro y Álex López. El premio gordo era tan importante que el paso del tiempo parecía avanzar a velocidad de crucero. Mejoró el Sporting su puesta en escena y se fue firme a por el segundo. Sin tiempo para las penas. Pero la tormenta rojiblanca, apoyada en la incesante lluvia, no encontraba premio. Era de justicia pero la falta de suerte y un gran Tomeu Nadal aguantaron el primer tercio del segundo acto.

Baraja sacudió el banquillo en busca de la reacción. Pablo Pérez, el jugador número doce, entraba por Rubén. El partido entraba en minutos de vértigo. El Sporting se volcaba con todo en el área de Nadal. Pablo Pérez, tras una perfecta asistencia sin tocar el balón de Carmona, reventó el larguero. Fue el primer aviso de la estampida. Cada ataque llegaba en manada, por oleadas. Impulsados por El Molinón, en una exhibición de empuje y corazón. El desenfreno desató al equipo del Pipo. Y Carmona, en una jugada que puede valer un ascenso, rompió la red de Tomeu Nadal. Es el gol que cantaron todos y que puede valer un ascenso

Alineaciones

Real Sporting de Gijón: Mariño; Calavera, Álex, Barba, Canella; Bergantiños, Sergio; Carmona, Rubén (Pablo min 68), Jony, y Nano Mesa (Castro min 85)

Banquillo: Whalley, Castro, Lora, Álex López Isma, Pablo y Juan.

Albacete: Tomeu, Gaffor, Herrero, Cifu, Arroyo, Morillas, Erice, Dani Rodríguez, De la Hoz, Zozulya y Álvaro Gómez. 

Banquillo: Miño, Acuña, Susaeta, Héctor, Delgado, Bittolo y Álvaro García.

Goles: 1- 0 Jony (min 32) 1-1 Dani Rodriguez (p. min 44) 2-1 Carmona (min 86)

Valora este artículo

11 votos

Crónica: Sporting 2-1 Albacete