El renacimiento del mejor Babin: 6 kilos menos desde su regreso al Sporting

Los motivos que explican el brutal cambio físico de Babin

Babin
Babin

Pasan las 12 de la mañana en Mareo y asoma un sonriente Jean-Sylvain Babin por sala de prensa. Su presencia es esperada. El de Corbeil-Essonnes está citado para recoger el premio Mahou que le acredita como el «jugador cinco estrellas» del mes de septiembre, un premio concedido a través de los votos de la propia afición.

El Sporting no ha iniciado de la mejor forma la competición y resulta complicado extraer conclusiones positivas sobre el nivel individual de los jugadores que conforman la plantilla. Pocos, casi ninguno, están rindiendo a un nivel cercano a las expectativas. Después de uno de los veranos más complicados de su larga trayectoria deportiva, Jean Babin está lanzado. La temporada pasada terminó por salir cedido a Israel pero Baraja había detectado en el francés un jugador llamado a marcar diferencias en el eje defensivo.

El vallisoletano estaba convencido de las posibilidades que daría al equipo poseer a un jugador de la experiencia y solvencia de Babin en Segunda. La situación no era fácil pero tanto el club como la dirección deportiva trataron de acortar las diferencias con el zaguero para cumplir el deseo de Baraja de contar con sus servicios. El futbolista, satisfecho por el alto interés del cuerpo técnico y con la ilusión renovada ante un nuevo proyecto con un rol distinto, aceptó el desafío.

6 kilos menos en 3 meses

Fuentes cercanas al jugador reconocen que a sus 32 años Babin pasa por el mejor momento de su carrera. «Está más rápido que nunca y cuenta con un alto nivel de confianza en todos los sentidos. Incluso ahora se muestra más atrevido con el balón». La explicación de su renacimiento se debe a muchos factores ( más experiencia, ambición, fuerte vínculo con el cuerpo técnico) pero sobre todo a uno: la pérdida exprés de 6 kilos. 

Cruyff Dani Poyatos y el Maccabi de Tel Aviv

Para entender el radical cambio físico del francés toca viajar en el tiempo. En su cesión por Israel en el Maccabi de Tel Avivi, Babin conoció a dos figuras que han marcado este cambio; Jordi Cruyff, técnico del Maccabi, y Dani Poyatos, por entonces uno de sus asistentes (ahora entrenando al Juvenil A del Madrid). Ambos recomendaron al de Corbeil-Essonnes bajar de peso para estar en un mejor porcentaje de grasa. Babin, que cuenta con una constitución típica caribeña, más tendente a disponer de porcentajes de grasa y musculatura más altos, asumió reajustes en su dieta diaria, aunque siempre ha tenido por costumbre disponer de buenos hábitos. 

Bea Manchón y Rubén Baraja

A su regreso a Gijón Babin tenía la mentalidad de estar mejor que nunca. Se lo tomó como un desafío en un marco avanzado y trascendente de su carrera. En el Sporting resaltan de nuevo otras dos figuras. La exatleta olímpica y ahora nutricionista del club Bea Manchón y el técnico Rubén Baraja. Manchón, una de las profesionales mejor consideradas del club, ha desarrollado un plan personal con el jugador para lograr alcanzar su mejor rendimiento.

Babin, muy involucrado, ha logrado superar cualquier expectativa y ha bajado a unos niveles nunca conocidos en su carrera. 6 kilos menos y un porcentaje de grasa mínimo son los resultados de los métodos de Manchón, de los rutinarios seguimiento de Baraja y del fuerte compromiso de Babin por estar mejor que nunca. 

Valora este artículo

4 votos

El renacimiento del mejor Babin: 6 kilos menos desde su regreso al Sporting