El Sporting B sufriría un «descenso» en los despachos

Propuesta de 30 equipos de Segunda B

Sporting B
Sporting B

Hasta 30 escuadras de la categoría de bronce siguen apostando por crear una Segunda B Pro de 2 grupos con un total de 40 equipos y que en la temporada 22/23 pasaría a ser un grupo, mientras la vieja Tercera se convertiría en una nueva Segunda B. Los promotores acaban de entregar al CSD y la RFEF un documento de 17 páginas entre las que se incluye la información sobre sus ingresos y las previsiones esperadas, a pesar de que días atrás fueron informados sobre la complejidad que supone cambiar las normas sobre la marcha.

En el marco de esa propuesta, el filial del Real Sporting de Gijón no estaría invitado por su mala clasificación en la presente campaña, por lo que habría una nueva categoría intermedia respecto al primer equipo, al igual que ocurriría con el filial oviedista y el Marino de Luanco, no así con el Langreo, que sí se vería beneficiado con un ascenso a una liga profesional.

Conjuntos clasificados:

-Grupo I: Atlético Baleares, Ibiza, Atlético B, Peña Deportiva, Coruxo, Rayo Majadahonda, Castilla, Inter, Pontevedra y Langreo

-Grupo II: UD Logroñés, Cultural Leonesa, Bilbao Athletic, Real Valladolid, Real Sociedad B, Amorebieta, Osasuna B, Burgos CF, Guijuelo y Haro Deportivo

-Grupo III: Castellón, Barcelona B, Sabadell, Cornellá, Lleida, Villarreal B, Olot, Espanyol B, Andorra y La Nucía

-Grupo IV: Cartagena, Marbella, Badajoz, Yeclano Deportivo, Córdoba, San Fernando, Linense, Real Murcia, Sevilla Atlético y UCAM Murcia.

-Los 4 conjuntos descendidos de Segunda división.

Cómo funcionaría la Segunda B Pro 

Lograrían el ascenso a Segunda los campeones grupo y habría dos invitaciones más para los ganadores de una promoción entre los segundos y terceros clasificados. A nivel de descensos habría 4 por cada grupo. 

Cómo se cambiaría en la 22/23

Los grupos de la Segunda B pro se convertirían en un único grupo, además se eliminaría la Tercera para ampliar los grupos de la vieja Segunda B y se jugaría entre 2 o 3 Comunidades, en función del número de conjuntos de sus regiones.

Qué se espera lograr

Aumentar la capacidad de lograr inversores de mayor rango, tener patrocinadores de mayor perfil, mejores taquillas, más ingresos por televisión ante la venta centralizada que ya aparece en el Real Decreto modificado semanas atrás en favor de la Federación, así como patrocinadores de la competición, al igual que ocurre en Primera y Segunda división. Sin olvidar la incorporación de un control económico similar al de LaLiga y la persecución de los pagos en dinero negro que existen en estos momentos en Segunda B.

 Los 5 mejores extremos derechos del Sporting en el siglo XXI

*Recuerda comentar la noticia en el foro que se encuentra debajo de esta publicidad.

El Sporting B sufriría un «descenso» en los despachos