La Lupa: Pablo García, un puñal para la banda del Sporting

Dani Souto

SPORTING 1905

Pablo García
Pablo García Real Sporting

Texto de análisis

14 sep 2021 . Actualizado a las 11:50 h.

Era su primer partido de la temporada, pero no por ello desentonó con la positiva dinámica general del equipo. Pablo García se estrenaba en esta 21/22 a las órdenes de David Gallego tras debutar la pasada campaña de la mano del técnico catalán, donde firmó 11 titularidades entre liga y copa. El joven lateral zurdo suplía la ausencia del que había sido titular fijo en esa demarcación hasta la fecha, Vasyl Kravets, que no podía enfrentarse al equipo que lo tiene cedido en el Real Sporting debido a una cláusula en su contrato. Pablo, de 21 años cumplidos este mismo verano, sumó un partido más con la elástica rojiblanca del primer equipo en un encuentro cuyo rendimiento fue de más a menos, acabando por ser sustituido en el minuto 80 del mismo.

El rendimiento de Pablo tuvo especial relevancia en el apartado ofensivo, sobre todo en esos primeros minutos de mayor dominio sportinguista y en los cuales el gijonés encontró un espacio demasiado jugoso como para no ser aprovechado. Varios fueron los cambios de orientación desde el flanco diestro, principalmente por parte de las piezas en el doble pivote, Pedro Díaz y José Gragera, que pusieron en ventaja al lateral, aprovechando la tendencia de su extremo, en esta ocasión Gaspar Campos, a ir hacia la zona central, y las facilidades que concedía una zaga pepinera que ofrecía el carril para sus incorporaciones sin demasiada oposición.

Los de Asier Garitano formaban con un bloque muy estrecho, lo cual hacía más difícil su basculación en un inicio por más que estuvieran frescos físicamente, algo que fueron corrigiendo con el paso de los minutos. Sin embargo, viendo el marcador y la forma en que llegó el primer gol, quizás podría pensarse que ya era demasiado tarde. Pablo García tuvo un importante papel en ese tanto inicial del Sporting, tan solo llegado el minuto 5 de encuentro. Tras una jugada colectiva sensacional en la que todos los jugadores de campo salvo Djuka participaron en la larga circulación de balón, esta desembocó en el pasillo izquierdo, donde Pablo aprovechó su verticalidad para ganar línea de fondo e internarse en el área para asistir a un Fran Villalba que se estrenaría como goleador. Esa posición de Pablo, tan abierto en un inicio para buscar el desmarque al espacio en diagonal, fue una constante mientras el Leganés no lograba ajustar por su lado. Con un rol bien claro y definido, el lateral fue el encargado de dar amplitud en cada jugada elaborada del Sporting y de ganar línea de fondo cuando el ataque se desarrollara por su zona, como se puede observar en su mapa de acciones con balón: