«No hay ningún partido que defienda la minería. Algunos lo hacen en Asturias, pero no a nivel estatal»

Héctor Argüelles es minero en el área Sueros y vive con preocupación la incertidumbre en torno al carbón. Aunque cree que la gente es «reacia» a una huelga, no descarta que haya que hacerla «porque en este sector nunca regalaron nada»

Héctor Argüelles posa ante el monumento al minero de Mieres
Héctor Argüelles posa ante el monumento al minero de Mieres

Mieres

Héctor Argüelles Hernández lleva en Hunosa desde 2006. En la actualidad es jefe de equipo en el pozo Nicolasa, en el ahora conocido como área Sueros. Concretamente, este mierense está en el arranque abriendo nuevas galerías aunque la minería esté condenada al cierre el 31 de diciembre de este año si no se vuelve atrás la Decisión 787 de la Unión Europea. Con familia y la experiencia de haber estado en las barricadas de 2012, vive con «mucha preocupación» este año de incertidumbres en torno al sector por las contradicciones de estar trabajando en una mina que está preparada para dar carbón otros 15 años mientras los políticos se empeña en abandonar la minería, sobre todo, los que están «de Pajares para allá».

-¿Cómo esta viviendo y como percibe que viven sus compañeros este año tan decisivo para el sector?

-Con mucha preocupación. Hay mucha incertidumbre y todavía no sabemos lo que va a pasar cuando está la fecha de cierre ahí. No sabemos si políticamente alguien va a tirar para cambiar esa decisión y la gente está viendo que ya estamos en el 2018 aunque parecía que estaba muy lejos y, en realidad, no hay ningún partido político que nos defienda, porque dicen uno y hacen otro, y otros la defienden aquí en Asturias, pero a nivel estatal no la defiende nadie.

-¿Por qué cree que debe haber un futuro para el carbón?

-Además de porque sigue siendo lo más económico para generar electricidad, digan lo que digan, sobre todo aquí en Asturias y en las comarcas mineras, porque es un sector que no tiene recolocación en ningún sitio. El que ha estado toda su vida dedicado a la mina, con cuarenta años no lo van a poner ahora a que aprenda un oficio y, en todo caso, ¿para qué oficio si no hay trabajo ni para el que está en la universidad estudiando? Así que no creo que haya posibles recolocaciones porque no hay donde. El carbón aquí en las cuencas lo es todo, es una industria muy grande. Si hicieran una valoración de los puestos que viven exclusivamente del sector del carbón, quedaríamos asustados de los empleos que hay vinculados, porque en la plantilla de Hunosa somos mil y pico, pero hay que tener en cuenta que alrededor hay un mundo. Yo creo que a día de hoy no hay alternativa, porque los fondos mineros que vinieron para la reindustrialización fueron un fracaso total.

-¿Confía que con el cambio de signo político en el Gobierno central la minería tenga una oportunidad?

-Por una parte queremos creer que sí, pero los datos que tenemos es que el partido socialista cuando pasa el Pajares en dirección Madrid se olvida de los de aquí.

-Dice la FSA que el presidente del Gobierno es sensible con la problemática de las comarcas mineras…

-Que lo demuestre, está por ver…

-No obstante, la ministra de Transición Ecológica es una detractora del carbón y asegura que no tiene futuro.

-Pues si el carbón no tiene futuro, el presidente cuando la puso tenía que saber ya que esa ministra iba a ir en contra. Eso añade preocupación porque se esperaba que al entrar este nuevo gobierno, que tuviese sensibilidad con este sector, y no la va a haber, lo estamos viendo.

-¿Qué pide a los sindicatos como agentes encargados de negociar la continuidad del sector?

-Lo primero que hay que pedirles es que reúnan a los partidos políticos aquí en Asturias y todos vayan en defensa de la región y de las comarcas mineras planteando una estrategia buena porque el 31 de diciembre ya está ahí y, por tanto, solo nos queda medio año para hacer lo que haya que hacer. Desde luego hay que tomar una decisión ya porque estando esperando no se va a conseguir nada.

-¿Habla de preocupación porque la negociación esté sin cerrar a escasos siete meses del plazo dado por la UE para que finalicen las ayudas a la minería no competitiva?

-La gente lo piensa y lo dice, que ya es tarde, que igual había que haber pensado en hacer algo primero, pero los sindicatos nos dijeron en una asamblea que tampoco hay a quien presionar, porque al que vas a presionar ya te dice que hay una fecha firmada y que no hay posible negociación si no se cambia la Decisión europea 787 , con lo cual esto tiene muy mal futuro porque para poder moverla tiene que haber una voluntad política que no tenemos por parte de ningún partido político. Los sindicatos tendrán que tratar de aunar fuerzas o plantear huelgas porque rendir no nos podemos rendir, eso está claro.

-¿Cree que hay disposición entre los trabajadores de la minería para movilizarse o manifestarse como en 2012 si fuera necesario?

-La gente es muy reacia a hacer una huelga como la que se hizo porque no nos gustó cómo se hizo desde la parte sindical, sobre todo de una parte, porque la hicieron a su manera y los demás tuvimos que ir como nos mandaron, pero yo creo que aunque la mayor parte de la gente sea reacia, si mañana vienen y nos dicen que va a haber despidos, yo creo que la gente responde. Es decir, la gente no está por la labor de que haya huelga, pero va a tener que ir porque no va a quedar otra solución y por eso creo que la gente al final va a responder, porque total si te dicen que te van a echar ¿qué mas te queda? El pataleo y poco más. Ojalá no se dé el caso, pero yo creo que algo va a haber porque en este sector nunca regalaron nada y quieras o no se va a tensar la cuerda hasta ver si rompe o no rompe.

-¿Sentís que cuando hacéis huelga y os manifestáis la sociedad os apoya?

-Aquí sí porque el que no es hijo de minero es nieto, o está retirado de la mina, pero saliendo de las cuencas yo creo que no, porque la gente está cansada y nos ven como que ya estamos pidiendo otra vez, y muchas veces es por desconocimiento, porque tienen la falsa creencia de que todo el mundo marcha de la mina con 3.000 euros y 40 años, y de eso ahora nada. Marcharon unos cuantos en los noventa cuando no había topes, pero ahora eso no es así y el caso es que la gente todavía te ve como un privilegiado cuando ahora en la mina hay gente con sueldos como el que puede ganar un peón de la construcción, y no hablamos de los de las subcontratas, en las que hay gente ganando mil euros en la mina. Pero como no hay otro trabajo, pues ahí están.

-El caso es que carbón sigue habiendo en nuestro subsuelo para sacar.

-Solamente en Nicolasa, que es el que yo conozco de primera mano, tiene sin hacer más inversión, solamente dedicándose a sacar carbón, tiene de aquí al 2030, porque tiene planificado que una rampla da para cinco años y tenemos tres ramplas preparadas que no se están tocando, así que si multiplicamos, da para 15 años como mínimo sin gastar más. Y el caso es que la térmica de La Pereda funciona y es rentable, y me imagino que en los otros dos pozos que hay abiertos tengan un planteamiento parecido.

-¿Cuánto tiempo le quedaría para prejubilarse?

-Es complicado de calcular, pero con las condiciones que hay actualmente, tendría que prejubilarme para el 2024. Serían seis años. Pero yo como otro 60% de la plantilla actual. Con un plan de seis años más, igual la plantilla quedaba a la mitad de lo que hay ahora, porque somos de una generación que tenemos ahora sobre los 40 años, y nos quedarían eso, cinco o seis años si se mantuvieran las condiciones actuales.

-El caso es que si la fecha tope para el fin de la minería se conoce desde 2010 ¿por qué se preparan todas esas galerías si se va a cerrar?

-La explicación que se da es que se quería llegar a 2018 con una reserva estratégica y por eso se quería tener una buena preparación en el pozo Nicolasa, que es el que se cree que podría quedar si se dejara sólo uno al ser el que está más centralizado con el Batán y la térmica, por eso se tiene preparado por si hay una continuidad. Espero que se consiga.

Comentarios

«No hay ningún partido que defienda la minería. Algunos lo hacen en Asturias, pero no a nivel estatal»