«Las decisiones sobre la gestión de la conservación en Asturias se basan en ocurrencias»

TU VOZ

Alfredo Ojanguren
Alfredo Ojanguren

El biólogo Alfredo Ojanguren, de la asociación Geotrupes, recuerda que en la región existen especies «con las que ni sueñan en Europa occidental porque se extinguieron hace muchos años» y que cada vez están más amenazadas por una «sobreexplotación» incompatible con su pervivencia

02 jul 2018 . Actualizado a las 07:45 h.

La asociación Geotrupes se formaba en 2009 con un objetivo: conseguir que en Asturias se tuvieran en cuenta y se utilizasen criterios científicos en todo lo que tuviera que ver con la conservación, la gestión y el manejo de las especies y de la biodiversidad en general. Alfredo Ojanguren, que en esta entrevista repasa la situación de la fauna silvestre en Asturias, es profesor de Zoología en la Facultad de Biología de la Universidad de Oviedo y uno de los biólogos que forman parte de Geotrupes.  «Hay dos maneras de que se tenga en cuenta el criterio científico y estamos trabajando en las dos», explica este biólogo asturiano, que hasta el año pasado había sido profesor en la Universidad de St Andrews de Escocia y, con anterioridad, en la Universidad de Texas, en Estados Unidos. «Una de ellas es que los científicos estén presentes en los órganos de decisión y otra es que las administraciones manejen información científica, a la que hoy en día es cada vez más fácil acceder», añade. La razón de ser de esta asociación no solo parece de sentido común, sino que el hecho de que el criterio científico se tenga en cuenta, en principio, se presupone en cualquier acción que vaya encaminada a conservar la biodiversidad de cualquier territorio.

-¿Se tiene en cuenta el criterio científico en las decisiones que se toman al respecto de la conservación de la biodiversidad en Asturias?

-Más bien nos parece que, en Asturias, ese tipo de decisiones históricamente se toman en base a ocurrencias. A cosas que se le ocurren a alguien: a un pescador, a un ganadero, a un cazador o a uno que se autocalifica de experto porque sabe mucho de monte. Veíamos que esto era un problema y surgió hacer la asociación para tratar de tener y presentar esa voz en Asturias. Nos parecía que hacía falta porque existe una ciencia que se llama biología de la conservación, a la que también se le llama ciencia de la conservación, que trata de eso y que incluye sociología, economía o ciencias políticas aparte de zoología, biología y ecología. Todo es una ciencia y las universidades tienen departamentos sobre ciencia de la conservación. Y creemos que en mucha medida se ignora, como si el que te va a operar de apendicitis no supiera de patología ni la tuviera en cuenta.