¿Es esta la rotonda más inútil de Asturias?

Las redes sociales debaten sobre las figuras de diseño de la vía que se construyen sin ninguna conexión


Los debates sobre las rotondas pueden ser tan circulares como su recorrido. Ni siquiera todos los conductores saben cómo salir adecuadamente de una ellas y se empeñan en hacerlo desde los carriles interiores. Pero más allá de la buena conducta en la circulación, las rotondas son también objeto de debate en las redes sociales por su utilidad para regular el tráfico y que no siempre parece cumplir con los parámetros para los que fueron diseñadas.

En teoría, las rotondas deben servir para interrumpir lo menos posible el tráfico y facilitar la incorporación a distintas vías. En ocasiones se construyen con añadidos absurdos como semáforos no siempre son pertienentes y, en otras ocasiones, se aprovecha el espacio interno para exhibiciones artística de dudoso gusto estético que componen el catálogo de la España Bizarra. Pero también se diseñan sin orden ni concierto, a veces para dar salida desde una carretera a una única otra carretera y, a veces también incluso, para no dar salida a ninguna parte.

Entre las más llamativas destacadas en Asturias se encuentra la que corresponde al polígono industrial de Reicastro, en Ujo, encajado entre la carretera de Cenera y la Autovía de la Plata. Cierto que corresponde a un proyecto de urbanización fallido, pero eso no explica por qué al final de su recorrido hay una rotonda que no conecta con ninguna parte y sólo permite un giro de 90 grados para llegar a unas plazas de aparcamiento.

Se trata de un cementerio de asfalto para transformar la vieja escombrera de Ujo, se terminó hace siete años y las obras le supusieron a Hunosa un coste de 4,5 millones de euros. Pero el polígono industrial de Reicastro, llamado a ser un dinamizador económico de la comarca, no logró seducir a ninguna empresa por precios poco competitivos y también por problemas legales en la parcelación que siguen sin resolverse.

Más cerca del centro se encuentra el caso de La Corredoria, que disputa reñidamente el puesto de rotonda sin sentido, o al menos, con un único sentido de la circulación.

Se trata de un enlace cercano al centro comercial Intu que llega desde la calle Llavida, en La Corredoria. Pero no permite ninguna otra conexión, simplemete enlaza con un gran círculo que despliega sus 360 grados por el paisaje para conectar los accesos al gran centro comercial. A su lado dan fruto los huertos del camino del Conceyín, ajenos a la vía. 

Por cierto, y volviendo, al principio, sea útil o no, no se olvide de cómo se toma una rotonda.

Comentarios

¿Es esta la rotonda más inútil de Asturias?