El chandal más torero

Ponérselo requiere descaro; adquirirlo, un bolsillo repleto.