Assange, el insurrecto

El activista australiano sigue evitando su extradición tres años después de su escándalo