Inquietante pérdida de credibilidad

La politización de la Justicia hunde el prestigio de los magistrados, lo que unido al descrédito del Gobierno y de la oposición, agravan la sensación general de crisis