Con la crisis en la maleta

Los políticos se llevan este año los problemas a cuestas en sus vacaciones veraniegas, rodeadas de polémica por el mal momento económico y lo inadecuado, en algunos casos, del lugar elegido para el descanso en familia