El niño mimado al que dieron alas

Vettel, llamado «el pequeño Schumi» por la prensa alemana, lucía desde hace tiempo la etiqueta de gran perla de la fórmula 1 y ha ido batiendo récords de precocidad