Un cambio de ritmo para empezar

La recuperación del Celta en ataque pasa por ser un equipo más vertical y profundo, que sea capaz de abrir el campo y en donde Iago Aspas debe adquirir más protagonismo