El cielo caerá sobre las cabezas

El temor de Abraracúrcix tiene base científica, pero las posibilidades son remotísimas. Dos físicos las han calculado y las publican en «Nature». El Juicio Final está muy lejos