Al cole a 32 grados bajo cero

El frío no paraliza Novozybkov, la ciudad rusa donde viven los niños «gallegos» de Chernóbil