Urdangarin, el gancho ideal

La presencia del marido de la infanta facilitaba la obtención de clientes y los elevados honorarios mientras que Torres ejercía «un control absoluto» del entramado Noos. Pese a ser fundaciones, «el interés general brilla por su ausencia»