Solo uno aprendió la lección

Después de una temporada tortuosa, el Villarreal recuperó la tranquilidad a base de goles, fortaleza como local y jugadores en gran momento, tareas todas pendientes en un Celta que sigue anclado